LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 29 de julio de 2016

JASON BOURNE


Afirmo con rotundidad que los largometrajes de Jason Bourne protagonizados por el actor norteamericano Matt Damon conforman la mejor saga de cine de acción jamás rodada. Dejando a un lado otros títulos encuadrables en distintos subgéneros, como la ciencia ficción o el thriller, dichas películas -estrictamente concebidas como cintas de acción- constituyen la excepción a varias reglas de oro cinematográficas, como la que afirma que segundas (y sucesivas) partes nunca fueron buenas o la que defiende que en este tipo de producciones se prima el ritmo desenfrenado y la espectacularidad de las secuencias sobre el guión y el desarrollo de los personajes. Aquí, contradiciendo todos los argumentos anteriores, nos situamos ante una sucesión de cuatro historias (no incluyo “El legado de Bourne”, en la que Damon no intervino) con una sorprendente e insólita capacidad para mantener e, incluso, superar en calidad a sus predecesoras y, al mismo tiempo, ofreciendo actuaciones muy meritorias de personajes creíbles y con contenido. 
"El caso Bourne" (2002), "El mito Bourne" (2004), "El ultimátum de Bourne" (2007) y "Jason Bourne" (2016) son lecciones magistrales sobre cómo rodar una cinta de acción. Entretenidas, ágiles, en ocasiones frenéticas, representan el perfecto manual que explica la fórmula para plasmar en imágenes la emoción de una trama de espías sin caer en reiteraciones absurdas ni clichés caducos, deficiencias muy comunes en la mayoría de producciones similares. Por eso, haciendo añicos la costumbre de relegar a una posición secundaria el género al que pertenecen, han optado a los premios más prestigiosos en la categoría de mejor película del año (como por ejemplo, en los BAFTA) a la vez que logran alzarse con varios Oscar o colarse en las listas más exclusivas elaboradas por las Asociaciones de Críticos. 
Después del meritorio trabajo de Doug Liman como realizador de la primera entrega de la saga, el genial cineasta Paul Greengrass se ha hecho cargo de los siguientes proyectos. Ganador de cuatro BAFTAS y nominado a mejor director al premio de la Academia de Hollywood y a los Globos de Oro, es un profesional audaz y riguroso, amante de las historias intensas y de la combinación de la técnica más vanguardista con el potencial emocional que aportan los intérpretes. No obstante, percibo el intento de alargar en exceso una trama que bien podría haberse limitado a los tres primeros títulos pero, aun así, el resultado sigue siendo altamente recomendable y demuestra que a los personajes todavía les quedaba jugo por exprimir. Cabe confiar en que el ansia de continuar explotando su éxito no afecte a esta saga, que ya forma parte de la historia del Séptimo Arte. En ocasiones, una retirada a tiempo es una victoria. Caer en la tentación de seguir rodando terminará con toda seguridad por afectar a la calidad y lastrará el magnífico nivel mostrado hasta la fecha. 
En esta ocasión, Bourne ha recuperado la memoria, aunque ello no signifique que ya lo sepa todo. Doce años después de actuar en la sombra retorna a un mundo cada vez más convulso, azotado por la crisis económica, el colapso financiero y la guerra cibernética. El relato mantiene el tono dramático, la estética realista, la intensidad narrativa, los conflictos emocionales y los enfrentamientos físicos. Por lo tanto, agradará sobremanera a los aficionados a la acción. Eso sí, el hecho de haber sido rodada en numerosas localizaciones de Tenerife quizás influya a los habitantes isleños a la hora de involucrarse en la historia y aceptar esos escenarios como pertenecientes a la mediterránea Grecia. 
Junto al citado Mat Damon (magnífico en , entre otras, “El indomable Will Hunting”, “Rounders”, “El talento de Mr. Ripley” o “El buen pastor”) completan el reparto Julia Stiles (“El lado bueno de las cosas”, “La sonrisa de Mona Lisa”), Tommy Lee Jones (Oscar por “El fugitivo” y poseedor de una larga y sobresaliente carrera artística), Alicia Vikander (reciente estatuilla dorada por su papel en “La chica danesa”) y Vincent Cassel (“Cisne negro”, “Un método peligroso”).

Trailer en castellano


Trailer en versión original


Datos del film

Película: Jason Bourne.
Dirección: Paul Greengrass.
País: USA. Año: 2016. Duración: 123 min. Género: Acción, thriller.
Reparto: Matt Damon (Jason Bourne), Alicia Vikander, Julia Stiles.
Guion: Christopher Rouse, Paul Greengrass; basado en los personajes creados por Robert Ludlum.
Producción: Matt Damon, Gregory Goodman, Paul Greengrass, Frank Marshall, Ben Smith, Jeffery M. Weiner     
Música: David Buckley y John Powell
Fotografía: Barry Ackroyd
Montaje: Christopher Rouse     
Web: http://www.jasonbourne.es/


martes, 26 de julio de 2016

LA SAGA BOURNE (The Bourne Saga)


Jason Bourne, el personaje creado por el novelista Robert Ludlum, se hizo un hueco en el mundo del cine en el año 2002 con su primera adaptación, titulada 'El Caso Bourne'. Desde entonces, el actor Matt Damon se ha puesto en la piel de este agente de élite de los Cuerpos Especiales de la CIA, cuyos episodios de amnesia traumática le empujan a buscar respuestas y a tratar de escapar de la red de manipulación en la que parece estar inmerso.

Dirigida por Doug Liman, la cinta fue nominada en los “Art Directors Guild” a mejor película del año, como también en la misma categoría de los “Academy of Science Fiction, Fantasy & Horror Films”. Con un presupuesto de unos sesenta millones de dólares, recaudó más de doscientos a nivel mundial. Cuenta cómo un hombre amnésico es rescatado por la tripulación de un barco pesquero italiano cuando flota a la deriva en el mar. No lleva nada consigo. Tan sólo unas balas en la espalda y un número de cuenta de un banco suizo adherido a la cadera. Carece de identidad y de pasado, pero posee una serie de talentos extraordinarios en artes lingüísticas, marciales y de autodefensa que sugieren una profesión de riesgo. Confuso y desorientado, emprende una frenética búsqueda para descubrir quién es y por qué su vida ha tomado un giro tan peligroso. 



La segunda entrega, “El mito de Bourne” (The Bourne Supremacy), se estrenó en 2004 bajo las órdenes de Paul Greengrass y optó en los “Broadcast Film Critics Association Critics Choice” a ser considerada el mejor título del año. Con una inversión de setenta y cinco millones de dólares, logró ingresar más de doscientos ochenta.  Aquí, Jason Bourne pensaba que ya había dejado atrás su pasado. Sin embargo, atormentado por sus recurrentes pesadillas, se traslada junto a Marie, su compañera sentimental, de ciudad en ciudad, viviendo de manera anónima y clandestina. Tratan de huir de una amenaza confusa y desconocida que creen percibir en la mirada de cualquier extraño. Cuando son finalmente localizados, el agente se ve obligado a entrar en acción para enfrentarse a un grupo de implacables asesinos profesionales. 



En el tercer largometraje, “El ultimátum de Bourne” (The Bourne Ultimatum), Paul Greengrass  se sitúa de nuevo detrás de la cámara. Fue galardonado con tres Oscar de Hollywood y nominado asimismo a los BAFTA. Con un presupuesto de ciento diez millones de dólares, recaudó más de cuatrocientos cuarenta. Ahora, Bourne sigue investigando quién es y qué hay realmente detrás de un programa secreto de la CIA denominado Treadstone. Un reportero británico de "The Guardian" le pone sobre una nueva pista, facilitándole el nombre de Blackbriar. El fugitivo dará con él en Londres, en un intento de encajar las últimas piezas de ese pasado que aún intenta recuperar. 



Tras un cuarto estreno en el que no participaron ni Matt Damon ni los realizadores antes citados, llega a las pantallas a partir del 29 de julio la quinta historia, "Jason Bourne", de nuevo con Damon y Greengrass al frente. 



viernes, 22 de julio de 2016

LA LEYENDA DE TARZÁN (The Legend of Tarzan)

Sostengo la teoría de que determinadas películas calan en el espectador de modo distinto en función de la edad que tiene cuando las ve. Un largometraje que nos gustó en la infancia, probablemente seguirá sugestionándonos en cierta manera en la etapa adulta, aunque reconozcamos en los posteriores visionados su falta de rigor o la utilización de recursos ridículos y poco creíbles. Por el contrario, si esa misma cinta la vemos por vez primera cuando ya somos mayores, podremos tacharla fácilmente de absurda o calificarla de mediocre y prescindible. Personalmente, nunca he sido demasiado aficionado al personaje de Tarzán, aunque de pequeño asistí a muchas de sus aventuras en televisión y lograron captar mi interés. Sin embargo, esta nueva adaptación cinematográfica del célebre personaje no ha hecho mella alguna en mí. 
El cineasta inglés David Yates -conocido hasta la fecha por ser el responsable de cuatro de los films de la saga de Harry Potter- se sitúa detrás de la cámara. En dichos títulos ya demostró su corrección técnica y cierta habilidad narrativa para las tramas de acción e intriga. Con este último proyecto cambia de personaje, aunque no de estilo, y pretende llevar a cabo la revisión moderna de un icono cuya esencia posee cierto toque arcaico. Pero, en mi opinión, una propuesta diferente de este protagonista no debe hacerse a base de actualizarlo sino, más bien, de aprovechar para la narración esa estética antigua que lo caracteriza. Si no, el riesgo de obtener un resultado desnaturalizado es elevado, ya que Tarzán es primitivo y, si se filma bajo la influencia de los videoclips y de los programas de la generación MTV, se distorsiona su auténtico carácter. El resultado final, por lo tanto, es irregular. 
Aunque correcto en la forma (qué menos, después de invertir la friolera de ciento ochenta millones de dólares en su rodaje), termina siendo demasiado frío y distante en el fondo. Tal vez sea yo, con mis ojos cada vez más adultos, quien incremente la distancia, pero no puedo evitar calificarla de obra prefabricada y poco honesta con la peculiar idiosincrasia del denominado “hombre mono”. En este caso, los efectos de luz, el uso de la cámara lenta y la grandilocuencia de algunas de las secuencias restan credibilidad a una trama que, con más sencillez, hubiese funcionado mucho mejor. 
Ha transcurrido largo tiempo desde que Tarzán abandonase la selva africana para emprender una existencia aburguesada en compañía de su amada esposa Jane. Repentinamente, su apacible y aristocrática vida de hombre casado dará un giro inesperado cuando requieran sus servicios como emisario comercial y sea invitado a regresar al Congo. Detrás de tal oferta se esconde un siniestro plan ideado por un codicioso comerciante que, para obtener unos diamantes hallados en África, tiende una trampa al que fuese rey de la jungla. Tras dos semanas de exhibición en el mercado norteamericano, la película ha recuperado casi la mitad de su presupuesto, pero está por ver si termina por ser rentable o no. Lo que parece evidente es que no pasará a la Historia del Séptimo Arte como referente del personaje creado por el escritor Edgar Rice Burroughs. 
Por lo que respecta al apartado interpretativo, el protagonista es el actor sueco Alexander Skarsgård, que ha participado en largometrajes tan dispares como “Melancolía” de Lars von Trier, “¿Qué hacemos con Maisie?” de Scott McGehee y David Siegel o “Battleship” de Peter Berg. Por lo que respecta al personaje de Jane, corre a cargo de la mediática Margot Robbie, empeñada en demostrar que su mayor recurso (quizás el único) delante de la cámara es el atractivo físico. Más conocidos son Christoph Waltz (dando vida de nuevo a un villano) y el prolífico Samuel L. Jackson.

Trailer en castellano


Trailer en versión original


Datos del film

Película: La leyenda de Tarzán.
Título original: The Legend of Tarzan.
Dirección: David Yates.
País: USA. Año: 2016. Género: Acción, aventuras.
Reparto: Alexander Skarsgård (Tarzán), Margot Robbie (Jane Porter), Samuel L. Jackson, Christoph Waltz, Djimon Hounsou, John Hurt.
Música: Mario Grigorov.

martes, 19 de julio de 2016

NATALIE WOOD

La actriz estadounidense de origen ruso Natalie Wood nació en San Francisco el 20 de julio de 1938 y falleció en Los Ángeles el 29 de noviembre de 1981.

Ganadora de tres Globos de Oro (uno en la categoría de cine por “Rebelde sin causa”, otro en la categoría de televisión por la adaptación de “De aquí a la eternidad” y otro honorífico), debutó siendo una niña en películas como “El fantasma y la Sra. Muir” (1947) de Joseph L. Mankiewicz, aunque su primer papel importante lo obtuvo en “De ilusión también se vive” (1947) de George Seaton. De esa misma época es “La tierra prometida” (1949) de William D. Russell. 

En los años cincuenta compaginó ambos medios. En la gran pantalla destacan sobre todo sus apariciones en “Rebelde sin causa” (1955) de Nicholas Ray y “Centauros del desierto” (1956) de John Ford. Por la primera recibió una nominación al Oscar y su primer Globo de Oro. 

En los sesenta obtuvo sus mayores éxitos, gracias a cintas como “Esplendor en la hierba” (1961) de Elia Kazan (por la que volvió a ser nominada a la estatuilla dorada de Hollywood), “West Side Story” (1961) de Jerome Robbins y Robert Wise, “Amores con un extraño” (1963) de Robert Mulligan, “La carrera del siglo” (1965) de Blake Edwards o “Penélope” (1966) de Arthur Hiller. 

En la siguiente década volvió a compaginar cine y televisión, destacando tan sólo en el film “El candidato” (1972) de Michael Ritchie. 

Murió prematuramente en 1981, al caer de noche al agua desde su yate The Splendor (bautizado así en honor al largometraje que la consolidó como actriz, “Esplendor en la hierba”). El barco estaba fondeado frente a la isla de Santa Catalina, cerca de Los Ángeles y en aquellos días Natalie Wood terminaba el rodaje de "Brainstorm" en compañía de Christopher Walken, amigo del matrimonio de la artista con Robert Wagner y que se encontraba con ellos al ocurrir la desgracia.

Escena de "Rebelde sin causa"



Escena de "West Side Story"

viernes, 15 de julio de 2016

INFIERNO AZUL (The Shallows)


El realizador español Jaume Collet Serra ha desarrollado su carrera profesional en la industria cinematográfica norteamericana y, más específicamente, en los géneros de terror y thriller. Por lo tanto, es innegable su preferencia por una clase de cine en la que es complicado destacar, ya que el uso de tópicos y estereotipos es moneda común. Debutó con la previsible e irregular “La casa de cera” (2005) y continuó por la misma senda con “La huérfana” (2009), hasta que inició una fructífera relación artística con el actor Liam Neeson, que le ha reportado sus mayores éxitos: “Sin identidad” (2011), “Sin escalas” (2014) y “Una noche para sobrevivir” (2015). Curiosamente este último título -en mi opinión, su mejor obra- es uno de los que peor resultado ha obtenido en taquilla, pese a que se percibe su esfuerzo por dotar a este film de una acusada originalidad y por otorgar a algún personaje una relevancia superior. 
Ahora estrena “Infierno azul”, nueva apuesta por el cine de terror en su vertiente más animal, donde un tiburón se alza como el detonante de los momentos de tensión más destacados. El cineasta se enfrenta al difícil reto de plasmar en imágenes los niveles de intensidad y angustia que requiere una trama de estas características sin que le perjudiquen las comparaciones con otros similares largometrajes. Y es que el principal inconveniente estriba en apartar de la mente del público referencias tan obvias como el “Tiburón” de Steven Spielberg, dado que, en esa confrontación de proyectos, “Infierno azul” sale perdiendo claramente. En todo caso, y aunque cualquiera de sus eficaces escenas evoca otra del emblemático film de los setenta, creo que Collet Serra ha decidido jugar este partido a sabiendas de que iba a resultar perdedor. 
Una joven que parece estar huyendo de su vida decide surfear en una desconocida y paradisiaca playa perdida. En un momento dado, se percata de la presencia de un gigantesco tiburón blanco. Por suerte logra sobrevivir, pero queda atrapada en unos pequeños islotes. Aunque la distancia hasta la orilla no es muy grande, no parece sencillo escapar con el enorme animal vigilándola, de modo que tendrá que armarse de valor e ingenio y poner en práctica todos sus recursos para lograr su objetivo. 
El largometraje cuenta a su favor con una atrayente estética visual, un idílico enclave, una chica atractiva y un metraje que no llega a los noventa minutos. Por contra, la trama central es muy poco original y recurre a mecanismos demasiado previsibles que el espectador ya espera antes de que aparezcan en pantalla. En esta clase de enfrentamientos entre escualos y humanos está todo inventado y, para colmo, las escasas opciones de innovar o de aportar profundidad a los personajes quedan desechadas. Lo determinante es la lucha entre el devorador y su suculento trofeo pero, por desgracia, ya está muy vista. 
Blake Lively es la protagonista y casi única interviniente de la cinta. Famosa gracias a su participación en la serie de televisión “Gossip Girl”, cuenta en su filmografía con pequeñas apariciones en algunos títulos interesantes como “The Town: ciudad de ladrones” o “New York, I Love You”, además de haber intervenido en “Salvajes” de Oliver Stone e interpretado el papel principal de “El secreto de Adaline”, película tan recomendable como injustamente valorada. El mes próximo retornará a las carteleras con el último trabajo de Woody Allen, “Café Society”. Sin duda, posee aptitudes para convertirse en una buena actriz. Le acompaña brevemente el actor español Óscar Jaenada (“Camarón”, Cantinflas”).

Trailer en castellano


Trailer en versión original


Datos del film

Película: Infierno azul.
Título original: The Shallows.
Dirección: Jaume Collet-Serra.
País: USA. Año: 2016. Duración: 86 min. Género: Drama, thriller.
Reparto: Blake Lively, Óscar Jaenada, Sedona Legge.
Guion: Anthony Jaswinski.
Música: Marco Beltrami.

martes, 12 de julio de 2016

HARRISON FORD

El actor Harrison Ford nació en Chicago el 13 de julio de 1942. Mundialmente famoso por sus participaciones en películas de acción y aventuras, fue galardonado con el premio Cecil B. DeMille en reconocimiento a su trayectoria cinematográfica en la gala de los Globos de Oro de 2002 y con el César honorífico al conjunto de su carrera en 2010. En 1994 la National Association of Theatre Owners le otorgó asimismo el título de «Estrella del siglo del box-office». Además de estas distinciones personales, seis de las cintas en las que participó figuran en el National Film Registry y cinco están clasificadas en el «top 100» del American Film Institute. 

A mediados de los años 60 se trasladó a California para intentar convertirse en actor profesional, al mismo tiempo que lo compaginaba con su trabajo de ebanista. En sus inicios como intérprete actuó en episodios de conocidas series televisivas, como “El Virginiano”, “Ironside” o “Kung-Fu”, y en breves actuaciones en el western de Phil Karlson “La cabalgada de los malditos” (1967), “American Graffiti” (1973) de George Lucas o “La conversación” (1974) de Francis Ford Coppola. 

Su salto al estrellato se produjo gracias al personaje de Han Solo en “La guerra de las galaxias (Star Wars)” (1977), así como en los posteriores títulos de la saga: “El imperio contraataca” (1980), “El retorno del Jedi” (1983) y la reciente “El despertar de la fuerza” (2015). Con posterioridad, y merced a la saga de Indiana Jones, del cineasta Steven Spielberg, Ford se convirtió en uno de los grandes nombres en la Historia del cine de aventuras , con “En busca del arca perdida” (1981), “Indiana Jones y el templo maldito” (1984), “Indiana Jones y la última cruzada” (1989) e “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal” (2008). También dio vida al agente Jack Ryan en “Juego de patriotas” (1992) y “Peligro inminente” (1994). 

Otros títulos de su carrera son “Apocalypse Now” (1979), de nuevo con Francis Ford Coppola, el film de ciencia-ficción “Blade Runner” (1982) de Ridley Scott, “Único testigo” (1985) de Peter Weir -por la que fue candidato al Oscar,- “La costa de los mosquitos” (1986) de nuevo con Peter Weir, “Frenético” (1988) de Roman Polanski, “Armas de mujer” (1988) de Mike Nichols, “Presunto inocente” (1990) de Alan J. Pakula, “El fugitivo” (1993) de Andrew Davis, “Lo que la verdad esconde” (2000) de Robert Zemeckis, “Sabrina y sus amores” (1995) de Sydney Pollack o “Caprichos del destino” (1999), de nuevo con el director de “Memorias de África”.


"En busca del arca perdida"





"La guerra de las galaxias"





"El fugitivo"

viernes, 8 de julio de 2016

MONEY MONSTER

Jodie Foster es, sin duda, una de las grandes actrices de la historia del Séptimo Arte. Su legado e influencia sólo pueden ser comparados a los de Meryl Streep. Ganadora, entre un sinfín de galardones, de dos Oscar y tres Globos de Oro, lleva ya cinco décadas dedicada a la interpretación (prácticamente desde que nació). En los setenta, con “Alicia ya no vive aquí” y “Taxi Driver”, ambas cintas de Martin Scorsese. En los ochenta, con “Acusados” de Jonathan Kaplan. En los noventa, con “El silencio de los corderos” de Jonathan Demme o “Contact” de Robert Zemeckis. A comienzos del nuevo milenio, con “La habitación del pánico” de David Fincher. Y, ya en la actualidad, con “Un dios salvaje” de Roman Polanski. Buenas películas todas ellas -incluso obras maestras- que avalan la calidad de esta mujer excepcional, si bien su filmografía es mucho más extensa y reúne otros títulos menos relevantes. Entre ellos, “La muchacha del sendero”, adaptación cinematográfica de “La niña de las tinieblas” de Laird Koenig, una lectura de mi adolescencia que tiempo después me ayudó a cimentar mi segunda novela, “El amor y otras vías de escape”. 
Sin embargo, su trayectoria como realizadora no es tan brillante ni prolífica. Se reduce a cuatro largometrajes y a algunos capítulos de series televisiva, como “House of Cards” y “Orange is the New Black”. Su trabajo en “El pequeño Tate” puede calificarse de interesante. Incluso “A casa por vacaciones” cuenta con no pocos méritos. Pero no ocurre lo mismo con la decepcionante “El castor”. Ahora presenta “Money Monster”, un peculiar film en el que pretende abordar géneros tan diversos como el thriller, el drama y la comedia, objetivo demasiado complejo que, por eso mismo, no cumple con las expectativas. De hecho, la parte del metraje destinada a la intriga y al suspense dramático no logra cuajar. Por el contrario, la crítica satírica y despiadada de un mundo desnortado y a la deriva y de unos medios de comunicación entregados al espectáculo más esperpéntico sí funciona, aunque el hecho de comprobar cuán incivilizada es esta sociedad del progreso -supuestamente moderna y rebosante de posibilidades- conlleve un regusto amargo. 
El famoso y estridente presentador de un programa televisivo sobre finanzas juega a comunicar y a entretener a su audiencia con información privilegiada proveniente de las empresas de Wall Street. En cierta ocasión recomienda a los espectadores que inviertan sus fondos en unas acciones tecnológicas de alto riesgo que, contra todo pronóstico, se derrumban en Bolsa. Un joven televidente que pierde su fortuna familiar por culpa de dicha inversión fallida decide vengarse y accede armado al plató en plena emisión para, en vivo y en directo, secuestrar al periodista y a su equipo de colaboradores. A partir de ese momento comienza una lucha por la supervivencia y, al mismo tiempo, la fase de descubrimiento de la verdad sobre el destino de ese dinero perdido. 
Numerosas secuencias producen cierto rechazo a causa de la vulgaridad y la mediocridad que reflejan pero, en el fondo, es justo reconocer que se trata de una fotografía bastante fiel de la sociedad actual. Porque los espacios más exitosos de la pequeña pantalla, el tipo de informaciones que se consumen mayoritariamente y la continua y terrible sensación de que todo es un degradante “reality show” es una realidad que, más allá del drama y del thriller, adopta en esta cinta la forma de amarga denuncia. Lástima que la pretensión de dotarla de intensidad y suspense no cohesione con la extravagante parafernalia a la que recurre para constatar la ordinariez imperante y el gusto de la ciudadanía por el consumo de pasatiempos soeces y estrambóticos. En ese sentido, el resultado final es irregular e impide a “Money Monster” ser incluido entre los títulos punteros de la cineasta californiana. 
George Clooney y Julia Roberts encabezan un reparto muy atrayente que se completa con un grupo de relevantes intérpretes. Ambos llevan a cabo una correcta labor y ayudan a apuntalar la historia. Más desconocidos resultan Jack O´Connell (“Invencible”, “300: El origen de un imperio”) y Caitriona Balfe (“Super 8”, “Ahora me ves”).

Trailer en castellano


Trailer en versión original


Datos del film

Película: Money Monster.
Dirección: Jodie Foster.
País: USA. Año: 2016. Género: Drama, thriller.
Reparto: George Clooney, Julia Roberts, Jack O’Connell, Caitriona Balfe, Dominic West, Giancarlo Esposito.
Guion: Alan DiFiore, Jim Kouf y Jamie Linden.

martes, 5 de julio de 2016

EVA GREEN

Eva Green nació en París el 6 de julio de 1980. Modelo e intérprete, es hija de la también actriz francesa Marlène Jobert y de Walter Green, y tiene una hermana gemela llamada Joy.

Quiso dedicarse a la interpretación después de ver a Isabelle Adjani en "L'histoire d'Adèle H.", debutando en el año 2003 con la película “The Dreamers” (Soñadores), del oscarizado director Bernardo Bertolucci, junto a Michael Pitt y Louis Garrel. La fama del cineasta italiano propició la difusión del largometraje y supuso que la joven pasara de inmediato de ser una desconocida a ocupar un lugar en el mundo del cine, optando a los European Film Awards.

Su segunda cinta, “Arsène Lupin”, fue dirigida por Jean-Paul Salomé y coprotagonizada por Romain Duris y Kristin Scott Thomas. Posteriormente, continuó su carrera profesional alternando diversos trabajos con famosos cineastas e intérpretes. En 2005 participó en la cinta “El reino de los cielos” junto a Orlando Bloom y Liam Neeson, a las órdenes de Ridley Scott. Fue además la elegida Chica Bond Vesper Lynd, el gran amor de 007, en la exitosa “Casino Royale” (2006) , primera incursión de Daniel Craig dando vida al agente secreto de su Majestad británica. Repitió con Craig un año después en “La brújula dorada” de Chris Weitz, en compañía de Nicole Kidman. Sin embargo, tras ese fulgurante comienzo, su trayectoria sufrió un parón traducido en títulos de escasa repercusión, como  “Franklyn” (2008) de Gerald McMorrow, “Cracks” (2009) de Jordan Scott o “Womb” (2010) de Benedek Fliegauf.

En la década posterior trabajó en “Perfect Sense" (2011) de David Mackenzie, con Ewan McGregor,, en “Sombras tenebrosas” (2012) de Tim Burton, con Johnny Depp y Michelle Pfeiffer, en “Pájaro blanco de la tormenta de nieve” (2014), de Gregg Araki, con Shailene Woodley, en “300: El origen de un imperio” (2014), de Noam Murro, y en “Sin City: Una dama por la que matar” (2014), de Frank Miller y Robert Rodríguez, con Mickey Rourke, Jessica Alba y Josh Brolin, entre otros.

Ha rodado para la televisión la serie “Penny Dreadful”, resultando nominada al Globo de Oro a la mejor actriz de serie dramática. Tiene pendiente de estreno “El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares” (2016), otra vez con Tim Burton y “Euphoria” (ya para el 2017) de Lisa Langseth, junto a Alicia Vikander y Charlotte Rampling.



"Soñadores" (trailer)





"Casino Royale"



viernes, 1 de julio de 2016

ANTES DE TI (Me before you)


En toda creación artística, una cuota del éxito de la conexión entre el artista y su público estriba en la predisposición de quien acude a disfrutar de la obra. Como decía Francis Bacon, “la belleza está en los ojos del que mira”. Así ocurre también con el cine, ya que el espectador debe poner algo de su parte para que el planteamiento y el mensaje del director llegue a conectar con él. En la película “Antes de ti” se cumple especialmente esta premisa. En base a su temática y a su forma de contar la historia, emocionará o desagradará al público dependiendo en buena medida del estado de ánimo con el que este acuda a la sala de proyección. Los melodramas románticos pueden ser tachados por algunos de cursis, blandos, sensibles o ñoños, mientras que para otros resultan emotivos, sentimentales y tiernos. Es una frontera que no está delimitada con nitidez y que tampoco responde en exclusiva a los méritos o los deméritos de los cineastas que firman las cintas. 
En mi opinión, “Antes de ti” debe añadirse a esa larga lista de títulos que, pese a sus notables carencias, logran transmitir una carga sentimental capaz de hacer las delicias de los aficionados al género. Es cierto que la vertiente cómica del film no está demasiado lograda, que su guion es mejorable y que tanto la construcción de los personajes como la credibilidad de la trama presentan deficiencias. Pero, aun así, todo ello queda compensado por su habilidad para llegar al corazón. Y ese es un logro muy importante. 
Detrás de la cámara se encuentra la debutante Thea Sharrock, cuyo bagaje profesional se reducía a un par de episodios de la serie televisiva “¡Llama a la comadrona!”. Desde luego, para ser su primera incursión en la gran pantalla, hay que reconocer que se desenvuelve con soltura en la difícil tarea de filmar un relato bastante lacrimógeno. 
Una joven sin rumbo claro y atada a su pequeño pueblo en mitad de la campiña inglesa consigue un peculiar puesto de trabajo en la lujosa residencia de un muchacho adinerado que dos años antes quedó postrado en una silla de ruedas como consecuencia de un accidente. Poco a poco, la mutua influencia entre ambos provocará un cambio en sus vidas. Se trata de la adaptación del libro “Me before you” de Jojo Moyes, una auténtico éxito en el mercado literario que además ha funcionado muy bien a nivel de taquilla. No en vano, con un presupuesto inicial de veinte millones de dólares, ha recaudado hasta la fecha más de ochenta y cinco en todo el mundo. 
Sin ocultar lo tópico de la trama ni aspirar a ser un referente del Séptimo Arte, el film mantiene un aceptable grado de entretenimiento, sobre todo para los más proclives a las historias de amor imposible. En este sentido, no engaña. Cumple lo que promete. 
Su protagonista femenina es la actriz Emilia Clarke, muy popular por su aparición en la exitosa “Juego de tronos” y que también interpretó el papel de Sarah Connor en “Terminator: Génesis”. La innegable repercusión de su personaje televisivo le está brindando numerosas ofertas cinematográficas que pronto llegarán a las salas de proyección. En “Antes de ti” lleva a cabo una actuación correcta y efectiva. Su pareja en la ficción es Sam Claflin (“Los juegos del hambre”, “Piratas del Caribe”, “Blancanieves”) y, ya de forma más secundaria, les acompañan Vanessa Kirby (“Everest”, “El destino de Júpiter”, “Una cuestión de tiempo”) y el veterano Charles Dance (“The Imitation Game”, “Gosford Park”).

Trailer en castellano


Trailer en versión original


Datos del film
Película: Antes de ti.
Título original: Me Before You.
Dirección: Thea Sharrock.
País: USA. Año: 2016. Género: Drama, romance.
Reparto: Emilia Clarke (Louisa Clark), Sam Claflin (William Traynor), Jenna Coleman, Charles Dance, Matthew Lewis.
Guion: Jojo Moyes, Scott Neustadter y Michael H. Weber; basado en la novela de Jojo Moyes.