LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

martes, 30 de septiembre de 2014

RICHARD HARRIS


Richard Harris nació en la localidad irlandesa de Limerick el 1 de octubre de 1930 y falleció en Londres el 25 de octubre de 2002. Actor, cantante y guionista, estuvo dos veces nominado al Oscar, ganó un Globo de Oro y fue premiado en el Festival de Cine de Cannes. Debutó en el cine en 1959 en el film “Luces de rebeldía” de Michael Anderson, con quien repetiría ese mismo año en “Misterio en el barco perdido”. 

La década de los sesenta comenzó para él de una manera excepcional, con sus participaciones en “Los cañones de Navarone”, de J. Lee Thompson (1961) y "Rebelión a bordo" (1963), de Lewis Milestone, siendo un excelente apoyo al duelo interpretativo entre sus colegas Trevor Howard y Marlon Brando. Su primera aparición como protagonista tuvo lugar en “El ingenuo salvaje” (1963), dando vida al joven minero Frank Machin, un papel que le reportó la Palma de Oro al mejor actor en el Festival de Cannes y una nominación a la estatuilla dorada de Hollywood. Su siguiente trabajo lo desempeñó en una de las obras maestras de Sam Peckinpah, “Mayor Dundee” (1965), interpretando a un inmigrante irlandés, combatiente en la Guerra de Secesión. Posteriormente, asumió el rol del Rey Arturo en la adaptación musical que Joshua Logan realizó en “Camelot” (1967).

Un año después, Harris firmó la popular canción  "MacArthur Park", dentro del álbum "A Tramp Shining" (Un vagabundo brillando), un tema que fue después versionado por la cantante Donna Summer. Su popularidad musical le llevó a grabar más discos pero, sin duda, su gran éxito internacional se asoció al largometraje “Un hombre llamado caballo” (1970), de Elliot Silverstein, donde protagoniza a un aristócrata inglés que es raptado por una tribu india. Desde ese momento, su carrera entró en un declive del que no salió hasta los años noventa. 

Fue precisamente en 1990, gracias a la cinta de Jim Sheridan  “El prado”, cuando el artista obtuvo otra nominación al Globo de Oro y al Oscar de Hollywood en la categoría de actor principal. En sus últimos tiempos, intervino como secundario de lujo en  títulos como “Sin perdón” (1992), de Clint Eastwood, “Juego de patriotas” (1992), de Phillip Noyce y “Gladiator” (2000), de Ridley Scott, aunque el público le relacionará para siempre con el papel de Albus Dumbledore en las dos primeras partes de "Harry Potter".

Richard Harris murió en 2002 a causa de un linfoma de Hodgkin, a la edad de 72 años, un mes antes del estreno de la segunda entrega de la saga. Por lo tanto, no llegó a ver su actuación. Tras su fallecimiento, fue sustituido por el también actor irlandés Sir Michael Gambon. 

Cabe resaltar que el controvertido Mickey Rourke, al ganar en 2009 el premio BAFTA al mejor actor por "The Wrestler", dedicó su premio a Richard Harris.

Escena de "El prado" (en versión original)




Escena de "Sin perdón" (en versión original)




Escena de "Gladiator" (en versión original)




viernes, 26 de septiembre de 2014

UN VIAJE DE DIEZ METROS (The Hundred-Foot Journey)

El director sueco Lasse Hallström posee una especial habilidad para abordar el mundo de las relaciones humanas y para dotar a sus trabajos de una sensibilidad muy atrayente. Pese a lo irregular de su carrera cinematográfica, se pueden extraer de ella un buen puñado de títulos sobresalientes y notables, como “Mi vida como un perro” (cinta que le proporcionó dos nominaciones a los Oscar como mejores director y guionista, una circunstancia muy poco habitual para un largometraje rodado en Europa), “Las normas de la casa de la sidra” (una auténtica joya merecedora de otras siete candidaturas a los premios de la Academia de Hollywood) o la más reciente “La pesca del salmón en Yemen” (deliciosa comedia inverosímil cuyos personajes, diálogos y situaciones salpicadas de humor y ternura terminaban por encandilar a los espectadores). 
Ahora, repitiendo el mismo género, presenta su último film, “Un viaje de diez metros”, con la pretensión de sazonar durante dos horas la pantalla grande con ingredientes tales como los buenos sentimientos o los conflictos personales, raciales, culturales y hasta culinarios, todo ello narrado con las reglas propias de este tipo de cine y sobre un trasfondo humorístico. En ese sentido, se trata de un largometraje de inmejorables intenciones pero en el que no arriesga lo más mínimo ni con su trama ni con sus protagonistas. En él, Hallström no se aparta ni un milímetro de lo políticamente correcto ni rehúsa de las reglas convencionales que le garantizan el resultado esperado, que no es otro que satisfacer los deseos de un público necesitado de historias ligeras y de risa fácil. Y desde luego consigue su objetivo. El tono amable y gracioso se mantiene durante casi toda la proyección y las sonrisas se dibujan sin dificultad. Lo que sorprende sobremanera es que sea el escritor Steven Knight, que presenta una sólida trayectoria como autor de relatos oscuros, sórdidos y hasta retorcidos (“Promesas del este”, “Negocios ocultos” o “Locke” son muestras de ello) quien firma este guion, en las antípodas de sus textos habituales. 
No obstante, se echa de menos la intensidad que acompaña a las mejores obras del realizador sueco. Pero, para recuperarla de nuevo, es imprescindible cruzar las líneas marcadas, abandonar el camino seguro ya recorrido y arriesgar. Hay que ser más transgresor o, al menos, adentrarse en los conflictos planteados para extraerles el mayor jugo posible, hacer sufrir todavía más a los personajes o, si no se quiere transitar por el drama, dotar a los diálogos de un grado superior de ironía y mordacidad. A “Un viaje de diez metros” le sobra convencionalismo y le falta originalidad, aunque reconozco que, si el propósito era filmar una película correcta, entretenida, graciosa, sensible y bienintencionada, se ha conseguido sin ninguna duda durante casi toda la proyección, si bien las dos horas de metraje resultan excesivas. 
Cuenta las desventuras de una familia hindú que se establece en un pueblo del sur de Francia y cuya idea es abrir una casa de comidas especializadas en la gastronomía de la India. Sin embargo, a escasos diez metros se alza un prestigioso restaurante francés, galardonado con una estrella Michelin y regentado por la elitista Madame Mallory. Sus diferentes estilos, costumbres y formas de ser terminan por provocar una guerra entre ambos locales. 
Dentro del reparto destaca la excelente actriz británica Helen Mirren, que da vida a la altiva dueña del señorial negocio de restauración y que lleva a cabo su labor interpretativa con eficacia. Le acompañan la joven Charlotte Le Bon y los más desconocidos Manish Dayal y Om Puri, aunque éste último cuenta con una extensa filmografía que incluye las muy interesantes “Gandhi”, “Oriente es Oriente” y “La guerra Charlie Wilson”.

Trailer en castellano



Trailer en versión original



Datos del film
Película: Un viaje de diez metros.
Título original: The Hundred-Foot Journey.
Dirección: Lasse Hallström.
País: USA. Año: 2014. Duración: 122 min. Género: Comedia dramática.
Interpretación: Helen Mirren (Madame Mallory), Om Puri (Papa), Manish Dayal (Hassan Kadam), Charlotte Le Bon (Margueritte).
Guion: Steven Knight, basado en la novela de Richard C. Morais.
Producción: Steven Spielberg, Oprah Winfrey y Juliet Blake.
Música: A.R. Rahman.
Fotografía: Linus Sandgren.
Montaje: Andrew Mondshein.
Diseño de producción: David Gropman.
Vestuario: Pierre-Yves Gayraud.


martes, 23 de septiembre de 2014

MICHAEL DOUGLAS


El polifacético artista Michael Douglas nació el 25 de septiembre de 1944 en New Jersey. Hijo del famoso actor Kirk Douglas y de la actriz Diana Dill, a finales de los años sesenta y justo después de ampliar sus estudios en los centros neoyorquinos American Place Theatre y Neighborhood Playhouse, debutó en la pantalla grande en la película protagonizada por su padre “La sombra de un gigante” (1966), aunque no figuró en los títulos de crédito. Tras otros títulos como “Héroes” (1969) de David Miller -por la que obtuvo su primera nominación a los Globos de Oro- o “El ladrón rebelde” (1969) de James Clavell, alcanzó en 1972 la fama internacional gracias a protagonizar junto a Karl Malden la serie televisiva "Las calles de San Francisco", que también le sirvió para iniciarse en su faceta de director realizando algún episodio.

A mediados de la década de los setenta amplió sus horizontes profesionales con la producción de cintas como "Alguien voló sobre el nido del cuco" (1975), por la que ganó el Oscar a la mejor película, o "El síndrome de China" (1979). 

En los años posteriores consiguió el estrellato interpretativo al formar equipo con Kathleen Turner y con su amigo Danny DeVito en "Tras el corazón verde", largometraje de aventuras firmado por Robert Zemeckis, y en su secuela “La joya del Nilo”. Intervino  asimismo en filmes tan comerciales como "Atracción fatal" (1987), "La guerra de los Rose" (1989), "Instinto básico" (1992), "Acoso" (1994) o "El Presidente y Miss Wade" (1995). 

Por su interpretación en “Wall Street” (1987), a las órdenes de Oliver Stone, se hizo acreedor de la estatuilla dorada y el Globo de Oro al mejor actor principal. En 2010 protagonizó una segunda parte de esta historia desarrollada en el corazón financiero de Manhattan. Ha formado también parte de los repartos de "Traffic" (2001), "Ni una palabra" (2001), "Cosas de familia" (2003) o "La sombra de la sospecha" (2006), intriga en la que ejercía de agente del servicio de seguridad de la presidencia de los Estados Unidos. En "King of California" (2007), proyecto escrito y dirigido por Mike Cahill, con el co-protagonismo de Evan Rachel Wood, Douglas daba vida a un hombre recién salido de un sanatorio psiquiátrico que tenia que convencer a su hija para que le ayudase a encontrar un tesoro enterrado, perteneciente a la época de la colonización española. En "Más allá de la duda" (2009), remake de una obra de cine negro de Fritz Lang, interpretaba a un fiscal corrupto, mientras que en la comedia "Los fantasmas de mis ex novias" (2009) era Wayne Mead, tío y mentor de Matthew McConaughey.



Michael Douglas recogiendo el Oscar al mejor actor por "Wall Street"





Escena de la película "Traffic"




viernes, 19 de septiembre de 2014

SI DECIDO QUEDARME (If I Stay)


No lo puedo asegurar pero tengo la impresión de que “Si decido quedarme” ha gozado de un mediático y generoso estreno en Estados Unidos gracias al reciente éxito de “Bajo la misma estrella”. En mi opinión, las más de tres mil copias preparadas para su distribución en salas de ese país se deben a la previsión de los productores de que podría seguir la estela de su antecesora. Y, efectivamente, ha logrado una recaudación muy digna (más de cuarenta millones de dólares en cuatro semanas) para un proyecto de apenas once millones de presupuesto. Ambas cintas poseen varios puntos en común. Son adaptaciones de novelas, comparten género cinematográfico y algunos elementos de la narración y, sobre todo, están dirigidas a un sector muy concreto de público, el formado por jóvenes y adolescentes. No obstante, y aunque ninguna de ellas pueda calificarse de obra destacada, “Si decido quedarme” todavía evidencia mayores carencias. 
Hasta la fecha, el televisivo “Nashville” era el trabajo más conocido del productor y realizador de documentales y series R.J. Cutler, que ahora debuta en el cine con este pretendido drama romántico que se diluye ante un guion blando y sin mordiente, incapaz de sacarle jugo al relato y con una dirección insulsa y poco creativa. Da la sensación de que sus responsables consideraban más que suficiente ofrecer una historia triste y conmovedora para que funcionara en pantalla como por arte de magia. Pero, por desgracia, no ha sido así, reduciéndose el film a una mezcla de buenas intenciones con resultado mediocre. 
Cuenta la experiencia de una joven de diecisiete años, estudiante de música clásica y virtuosa del chelo, que se ve envuelta en un trágico accidente de tráfico en el que fallecen sus padres, resultando tanto ella como su hermano menor gravemente heridos. Trasladada a una dimensión a medio camino entre el mundo de los vivos y el de los muertos, se debate entre dejarse morir o luchar por vivir. En medio de este dilema, se intercala a modo de flashback una antigua relación amorosa que mantuvo con otro músico, en este caso, dedicado al rock. 
Con un desarrollo y un final absolutamente previsibles, el lento ritmo narrativo y un uso reiterado de tópicos terminan por lastrar sin remedio un film que sólo se sostiene por la correcta labor de los actores y por una no excesiva duración. En ese sentido, recuerda a los títulos que inundan las sobremesas de los fines de semana, indicados casi en exclusiva para espectadores que tan sólo aspiran a conmoverse ante las desgracias y dificultades del prójimo. En “Si decido quedarme” no hay, pues, demasiado cine. Tampoco nos traslada la visión artística de un cineasta. Es, simplemente, un instrumento para dejarse llevar por la tragedia que asola a sus personajes. 
Aun así, destaca sin duda la actriz Chloë Grace Moretz, que ya demostró su capacidad para transmitir y su carisma ante la cámara en “500 días juntos”, “Kick-Ass” y “La invención de Hugo” y que interviene junto al oscarizado Denzel Washington en “The Equalizer (El protector)”, cinta que inaugura la presente edición del Festival de Cine de San Sebastián. En la medida en que sepa escoger bien sus proyectos, le auguro un relevante futuro profesional.

Trailer en castellano



Trailer en versión original



Datos del film
Película: Si decido quedarme.
Título original: If I Stay.
Dirección: R.J. Cutler.
País: USA. Año: 2014. Género: Drama.
Interpretación: Chloë Grace Moretz, Mireille Enos, Liana Liberato, Lauren Lee Smith, Jamie Blackley, Stacy Keach.
Guion: Shauna Cross; basado en la novela de Gayle Forman.
Producción: Denise Di Novi y Alison Greenspan.
Música: Heitor Pereira.
Fotografía: John De Borman.
Montaje: Keith Henderson.
Diseño de producción: Brent Thomas.
Vestuario: Monique Prudhomme.


martes, 16 de septiembre de 2014

62 EDICIÓN FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIAN 2014


El Festival de Cine de San Sebastián 2014 dará comienzo este próximo viernes, 19 de septiembre, y se desarrollará hasta el día 27 del mismo mes. En esta edición, los Premios Donostia se entregarán a los actores Denzel Washington y Benicio del Toro y en la sección oficial -tanto a competición como fuera de ella- se podrán ver los siguientes títulos: 

The Equalizer: el Protector (Inauguración), de Antoine Fuqua (EEUU)

Samba (Clausura), de Eric Toledano y Olivier Nakache (Francia)

Casanova Variations, de Michael Sturminger (Francia - Austria - Alemania)

The Drop (La Entrega / The Drop), de Michaël R. Roskam (EEUU)

Eden, de Mia Hansen-Løve (Francia) 

Une nouvelle amie / The New Girlfriend, de François Ozon (Francia) 

Phoenix, de Christian Petzold (Alemania) 

Haemu / Haemoo, de Shim Sung-bo (Corea del Sur) 

La isla mínima, de Alberto Rodríguez (España) 

Magical Girl (Magical Girl), de Carlos Vermut (España - Francia) 

Stille hjerte / Silent Heart, de Bille August (Dinamarca) 

Lasa eta Zabala / Lasa y Zabala, de Pablo Malo (España) 

Loreak (Flores), de Jon Garaño y Jose Mari Goenaga (España) 

Murieron por encima de sus posibilidades, de Isaki Lacuesta (España) 

Autómata, de Gabe Ibáñez (Bulgaria - España) 

Aire libre, de Anahí Berneri (Argentina) 

Félix et Meira / Felix And Meira, de Maxime Giroux (Canadá) 

En chance til / A Second Chance, de Susanne Bier (Dinamarca - Suecia) 

La voz en off, de Cristián Jiménez (Chile - Francia - Canadá) 

Vie sauvage / Wild Life, de Cédric Kahn (Francia) 

Tigers, de Danis Tanovic (India - Francia - Reino Unido) 

Siete personalidades del panorama cinematográfico componen el Jurado Oficial del certamen. Se suma a ellos un octavo miembro, el cineasta ucraniano Oleg Sentsov, detenido el pasado 10 de mayo por el Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa (FSB) y todavía en prisión en Moscú, por su apoyo a las protestas del Euromaidán en Kiev y su oposición a la anexión de Crimea por parte de Rusia.

En defensa de la libertad de expresión y a petición de la European Film Academy (EFA), el Festival de San Sebastián, siguiendo la estela de otros como los de Motovun o Venecia, ha decidido nombrar a Oleg Sentsov miembro honorífico del Jurado Oficial de esta edición. Así pues, los nombres que lo componen son Fernando Bovaira (Presidente), Eric Khoo, Mariana Rondón, Marjane Satrapi, Nastassja Kinski, Oleg Sentsov (honorífico), Reinhold Vorschneider y Vlad Ivanov.


Trailer de "The Equalizer"




viernes, 12 de septiembre de 2014

EL HOMBRE MÁS BUSCADO (A Most Wanted Man)

El realizador holandés Anton Corbijn ha ligado estrechamente sus inicios profesionales a los campos de la música y la fotografía. Cuenta con una amplia y sólida trayectoria como artífice de videoclips para grupos como U2, Depeche Mode o Metallica y para solistas como Bryan Adams. De hecho, eligió rodar para su debut en la pantalla grande un biopic sobre Ian Curtis, líder del conjunto británico Joy Division, que se suicidó a los veintitrés años tras padecer una epilepsia unida a conductas depresivas, y que dejó un legado artístico muy particular. Aquel film, titulado Control, se estrenó en el año 2007, cosechando magníficas críticas que contribuyeron a la consecución del BAFTA de la Academia Británica de Cine al mejor guión. Asimismo, resultó nominado en las categorías de mejor película y mejor actriz -Samantha Morton-. Recibió también otros galardones en diversos certámenes cinematográficos, como el Festival de Cannes. Por lo tanto, Corbijn demostró ser un director valiente, audaz y serio, cualidades que le abrieron las puertas de Hollywood, cuya industria le encargó el rodaje de “El americano”, un thriller sobrio con George Clooney de protagonista y alejado de las excentricidades de gran parte de las películas de acción, con el que el cineasta demostró nuevamente su rigor a la hora de contar una buena historia. 
Ahora estrena la adaptación cinematográfica de la novela de John le Carré “El hombre más buscado”. El autor inglés, con numerosas obras llevadas al cine (“La casa Rusia”, “El sastre de Panamá”, “El jardinero fiel” o “El topo”, entre otras), aumenta su leyenda de escritor especializado en intrigas conspiratorias y espionaje político, aunque muy alejado del alarde de explosiones, persecuciones e interminables tiroteos que suele presidir este tipo de relatos. Por el contrario, los citados títulos son ejemplo de la originalidad del británico, en comparación con otras referencias del género, como la del agente James Bond y su visión desenfrenada de las misiones secretas y de las labores de contrainteligencia. Personalmente, me decanto por la recreación más contenida de Le Carré, cuyos perfiles humanos y cuyos diálogos están situados al mismo nivel que la acción. Sin embargo, quienes prefieran la espectacularidad visual y el despliegue de efectos especiales, se sentirán decepcionados por la sobriedad de esta narración. 
Es posible que los espectadores se enreden y terminen por perderse en la complejidad de una trama con muchos personajes, cada uno con su propio laberinto de intereses inconfesables. Pero si alcanzan a seguir el hilo conductor y optan por degustar los entresijos de la política que engulle a las agencias de espionaje, se entretendrán a lo largo de dos horas con esta cinta, que responde fielmente al espíritu del libro en el que se basa. En este sentido, y sin olvidar que se trata de ficción, puede calificarse de realista, lo que para algunos supondrá un mérito y para otros no. 
En cualquier caso, no quisiera concluir sin manifestar la sensación de tristeza que me invadió al final de la proyección, al constatar la enorme pérdida que para el Séptimo Arte ha supuesto el fallecimiento de Philip Seymour Hoffman. Su talento interpretativo era tan deslumbrante que, también en esta ocasión, su trabajo destaca por encima de los demás miembros del reparto. Actores de la talla de Willem Dafoe, Robin Wright, Daniel Brühl o Rachel McAdams, pese a llevar a cabo una correcta labor, quedan irremediablemente ensombrecidos ante la presencia de Hoffman. Repasar las magistrales actuaciones que conforman su filmografía y saber a ciencia cierta que no podremos contar con su calidad en el futuro, es un durísimo golpe para todos los aficionados al cine.

Trailer en castellano



Trailer en versión original



Datos del film
Película: El hombre más buscado. Título original: A most wanted man.
Dirección: Anton Corbijn.
Países: Reino Unido, USA y Alemania. Año: 2013. Género: Thriller.
Interpretación: Philip Seymour Hoffman, Rachel McAdams, Willem Dafoe, Robin Wright, Daniel Brühl.
Guion: Andrew Bovell; basado en la novela de John le Carré.
Producción: Andrea Calderwood, Simon Cornwell, Stephen Cornwell, Gail Egan y Malte Grunert.


martes, 9 de septiembre de 2014

COLIN FIRTH

El actor británico Colin Firth nació en Grayshott el 10 de septiembre de 1960. Ganador de un Oscar, un Globo de Oro, dos BAFTA y tres premios del Sindicato de Actores,  debutó profesionalmente en 1984 con la película “Otro país”, de Marek Kanievska. Durante la década de los ochenta intervino en papeles de poca relevancia para la gran pantalla, aunque dirigido por grandes cineastas, como en el “Valmont” (1989) de Milos Forman. Su definitivo salto a la fama se produjo en 1995 gracias a su interpretación en la serie de televisión "Orgullo y prejuicio". 

Ya en los años noventa, comenzaron a ser frecuentes sus apariciones en largometrajes de mayor relevancia: "El paciente inglés" (1996) de Anthony Minghella, "Fuera de juego" (1996), adaptación de una novela de Nick Hornby, "Shakespeare enamorado" (1997) de John Madden, "Gente con clase" (2000), versión de una obra de Noel Coward, o "El diario de Bridget Jones" (2001), cinta de Sharon Maguire sobre el libro de Helen Fielding. 

En consecuencia, el éxito cosechado le reportó papeles protagonistas como el de “La joven de la perla” (2003) de Peter Webber o “Love Actually” (2003) de Richard Curtis. 

En "Mamma Mia! La película" (2008), musical sobre el repertorio de canciones del popular grupo sueco ABBA, dio vida a Harry Bright, uno de los posibles padres de Amanda Seyfried. En "Una familia con clase" (2008) fue el señor Whittaker, esposo de Kristin Scott Thomas, padre de Ben Barnes y suegro de Jessica Biel. En "Génova" (2008) se convirtió en Joe, un viudo con dos hijos que se traslada a Italia después de la muerte de su mujer. 

Por su interpretación de un profesor universitario homosexual en el drama "Un hombre soltero" (2009), estuvo nominado a la estatuilla de Hollywood en la categoría de mejor actor principal. En "El retrato de Dorian Gray" (2009), basado en la obra del escritor irlandés Oscar Wilde, interpretó a Lord Henry Wotton. En "El discurso del Rey" (2010) asumió el rol del tartamudo Bertie, convertido en el Rey británico Jorge VI tras la abdicación de su hermano Eduardo, personaje que le reportó finalmente el Oscar y el Globo de Oro.  Por su interpretación ganó el Oscar al mejor actor principal y un Globo de Oro como mejor actor dramático. En "El Topo" (2011), thriller basado en una novela de John Le Carré, compartió créditos con Gary Oldman.

Escena de "El discurso del rey" (en versión original)



Escena de "Love Actually" (en versión original)


viernes, 5 de septiembre de 2014

JERSEY BOYS

En el universo del Séptimo Arte, Clint Eastwood es un maestro prolífico y todoterreno que compite con Woody Allen en la capacidad para asegurar un estreno por año, aunque dicha costumbre haya llevado a ambos a rebajar en ocasiones la calidad de sus largometrajes. En todo caso, su talento para realizar extraordinarias cintas (cuando no obras maestras) está fuera de toda duda. En el concreto caso del cineasta californiano, le avalan títulos tan meritorios como “Sin perdón”, “Los puentes de Madison”, “Mystic River” o “Million Dollar Baby”, entre otros. Además, demuestra una gran versatilidad, que le permite abordar los más diversos géneros con eficacia. A finales de la década de los ochenta asombró a crítica y público con un biopic de la figura del jazz Charlie Parker, constatando que en modo alguno debía ser encasillado en el cine policíaco y de acción que le había aupado a la fama mundial. Y, si a su virtuosismo tras la cámara, se añaden las facetas de productor y compositor de bandas sonoras, que también desempeña de forma sobresaliente, es lógico concluir que nos hallamos ante uno de los profesionales más relevantes de la historia del cine. 
De hecho, ha ganado hasta la fecha cuatro Oscars de un total de diez nominaciones, además del premio Irving G. Thalberg que también concede la Academia de Hollywood. Por ello, no resulta en absoluto sorprendente la exquisita corrección de su último trabajo, la adaptación a la gran pantalla de “Jersey Boys”, un exitoso musical de Broadway ganador de cuatros premios “Tony” (los más importantes galardones de teatro en Estados Unidos). Cuenta la historia de cuatro jóvenes originarios de los barrios bajos de Nueva Jersey que se reunen para formar el emblemático grupo “The Four Seasons”. Además de narrar sus inicios artísticos y sus futuros éxitos, la película se centra en la figura de su líder, Frankie Valli, que a lo largo de su polémica existencia siempre mantuvo una estrecha y fluida relación con la mafia. 
Pinceladas de musical y drama mezcladas con dosis de intriga y filmadas en formato de biografía dan como resultado esta obra de notable ambientación, vistosa fotografía, interpretaciones ajustadas y correcto ritmo narrativo. Aun sin poder ser incluido entre las mejores producciones de su realizador, se trata sin duda de un buen film que cimienta más, si cabe, la solidez de su carrera, aunque no aumenta ni su maestría ni su genialidad. No obstante, conviene advertir a los espectadores poco aficionados al estilo musical del grupo en cuestión que las dos horas y cuarto de metraje pueden resultarles excesivas. Por el contrario, los habituales del Eastwood más auténtico, acostumbrados a la intensidad emocional de sus escenas y a las situaciones vitales en las que suele colocar a sus personajes, evidenciarán aquí cierta tendencia a la dulcificación, como si pretendiera destinarla a una franja horaria familiar en la programación televisiva del fin de semana. 
El actor más conocido del reparto es Christopher Walken, ganador de la estatuilla dorada en 1978 por su inolvidable interpretación en “El cazador”, de Michael Cimino y nominado igualmente por “Atrápame si puedes” (2002), de Steven Spielberg. Le acompañan otros intérpretes desconocidos para el gran público, entre ellos John Lloyd Young, encargado de dar vida al popular cantante Frankie Valli y que hasta el momento tan sólo había intervenido en algunos episodios de series como “Ley y orden” y “Glee”.

Trailer en castellano



Trailer en versión original



Datos del film
Película: Jersey boys.
Dirección: Clint Eastwood.
País: USA. Año: 2014. Género: Biopic, drama, musical.
Interpretación: Christopher Walken (Angelo “Gyp” DeCarlo), John Lloyd Young (Frank Valli), Vincent Piazza, Erich Bergen, Michael Lomenda, Kathrine Narducci, Freya Timgley, James Madio, Mike Doyle, Jeremy Luke, Steve Schirripa.
Guion: Rick Elice y John Logan; basado en el musical.
Producción: Tim Headington, Graham King y Robert Lorenz.
Fotografía: Tom Stern.
Montaje: Joel Cox y Gary D. Roach.
Dirección artística: Patrick M. Sullivan Jr.
Vestuario: Deborah Hopper.


martes, 2 de septiembre de 2014

71º EDICIÓN DEL FESTIVAL DE CINE DE VENECIA (71th Venice Film Festival)

Se está celebrando durante estos días la 71ª edición del Festival de Cine de Venecia. El arranque de la Mostra tuvo un toque latinoamericano en su apertura, ya que seleccionó para la ocasión la cinta del mexicano Alejandro González Iñárritu "Birdman", producción estadounidense a concurso y protagonizada por Michael Keaton y Naomi Watts. En el selecto grupo de veinte largometrajes que optan al León de Oro, se imponen las cinematografías francesa y estadounidense, con cuatro títulos cada una. 
En primer lugar competirá "Le dernier coup de marteau" (2014) de Delaporte, con la participación de los actores españoles Candela Peña y Tristán Ulloa. Además, en la sección oficial estará presente el también cineasta galo Xavier Beauvois, con "La rançon de la gloire" (2014), que cuenta con Chiara Mastroianni entre sus intérpretes principales y que también figura en el film "Trois coeurs" (2014) de Benoit Jacquot. David Oelhoffen presentará "Loin des hommes" (2014), con Viggo Mortensen encabezando el reparto de esta historia que transcurre durante la guerra civil de Argelia. 
Si el año pasado se pudo disfrutar de un homenaje a Federico Fellini, ahora se presenta "Pasolini" (2014), largometraje sobre el famoso director italiano dirigida por el estadounidense Abel Ferrara y protagonizada por Willem Dafoe dando vida al controvertido artista, de cuya muerte se cumplirán cuatro décadas en 2015. 
Ramin Bahrani desembarcará en la ciudad de los canales con "99 Homes" (2014), interpretada por Andrew Garfield, Laura Dern y Noah Lomax, entre otros. "Manglehorn" (2014), con Al Pacino al frente del elenco, es la propuesta de David Gordon Green. Por último, el norteamericano Andrew Niccol competirá con "Good Kill" (2014). 
El cine oriental estará presente gracias a los trabajos del nipón Shinya Tsukamoto  ("Nobi") y del chino Wang Xiaoshuai ("Chuangru zhe"). Tendrán cabida también las cinematografías turca -con "Sivas" de Kaan Müjdeci- e iraní -con "Glesseha" de Rakhshan Bani-Etemad-. Las pantallas del Lido veneciano acogerán además "The Postman's White Nights", último film del ruso Andrei Konchalovsky. También Italia, país anfitrión, estará muy presente a través de Mario Martone, con "Il Giovane favoloso", Saverio Costanzo, con "Hungry Hearts" y Francesco Munzi, con "Anime nere", de producción italofrancesa. 
Por último, competirán asimismo algunas producciones escandinavas, como la dirigida por el estadounidense Joshua Oppenheimer, "The Look of Silence", único documental a concurso, y "A Pigeon Sat on a Branch Reflecting on Existence" (2014), del sueco Roy Andersson. 

Trailer de "Birdman"