LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 27 de diciembre de 2013

LA VIDA SECRETA DE WALTER MITTY (The Secret Life of Walter Mitty)

Mientras veía “La vida secreta de Walter Mitty” tenía la sensación de estar contemplando la típica película de Navidad, no porque la trama estuviese vinculada a dicho período, o porque entre sus personajes apareciese Papá Noel, sino por estar revestida de positividad, superación, buenas intenciones y nobleza de corazón. Es el título de la actual cartelera con una mayor dosis de espíritu navideño, pese a lo atípico de su propuesta. En el fondo, se nota que Ben Stiller recurre a fórmulas que han dado éxito en el pasado para abordar este proyecto. De hecho, bebe de demasiadas fuentes, de modo que su principal defecto es una originalidad precaria y una limitada capacidad de riesgo. Aunque se trata de un “remake” de 1947, le encuentro más influencias de “Forrest Gump” de Robert Zemeckis, de “Big Fish” de Tim Burton e, incluso, (aunque suene a sacrilegio) de “¡Qué bello es vivir!” de Frank Capra. En definitiva, una delicia de cinta para los espectadores que acuden a una sala de proyección con el ánimo de dejarse llevar por la bondad y el romanticismo más etéreos. El problema es que el nivel de “La vida secreta de Walter Mitty” queda siempre por debajo de esos citados largometrajes cuyos méritos aspira a heredar. 
Stiller es un cómico muy célebre en Estados Unidos. Sin embargo, para mí no dejaba de ser una joven promesa que con el paso del tiempo no terminó de cuajar. No acababa de convencerme ni como actor ni como director. Tan sólo aprecié en gran medida (aunque formando parte de una minoría) una de sus primeras incursiones en la gran pantalla: “Reality Bites” (“Bocados de realidad”), con secuencias y diálogos magníficos a cargo de unos jovencísimos Ethan Hawke y Winona Ryder. Posteriormente, se decantó por un tipo de humor más vulgar y facilón y, en consecuencia, dejó de interesarme por completo. Sin embargo, he de confesar que, contra todo pronóstico, con este último trabajo me ha agradado en la doble faceta de intérprete y realizador. 
Cuenta la historia del tímido empleado de una editorial, sin demasiada suerte y con escasas relaciones tanto sociales como personales, que consigue evadirse de su monótona y gris existencia imaginándose protagonista de trepidantes aventuras. Ayudado por esa imaginación y por sus impulsos de superación, acabará viviendo situaciones, en principio, impensables. 
Una puesta en escena atrayente, una realización técnica impecable, una sobresaliente fotografía de Stuart Dryburgh y una notable banda sonora de Theodore Shapiro se unen al servicio de un relato que pretende conmover y, a ratos, lo consigue, pero que, en todo caso, entretiene. Eso sí, el público tiene que poner algo de su parte, básicamente una mente abierta y cierta predisposición a la fantasía. De lo contrario, es posible que la narración se le atragante y que la permanente expresión de buenazo del protagonista termine por resultarle insufrible. Pero quien se deje llevar por la espiral de bondad y altruismo que se le brinda, disfrutará de un digno espectáculo, pleno de dosis de optimismo y pasión por la vida que todos necesitamos de vez en cuando. 
Forman parte del elenco, si bien con papeles secundarios, figuras tan relevantes como Shirley MacLaine o Sean Penn, aunque Ben Stiller asume el peso principal de la interpretación y da vida a su personaje con soltura. Confío en que este título marque su cambio de rumbo profesional y el futuro nos depare un artista más completo y maduro, no necesariamente serio pero sí más equilibrado.

Trailer en castellano



Trailer en versión original



Datos del film
Película: La vida secreta de Walter Mitty.
Título original: The secret life of Walter Mitty.
Dirección: Ben Stiller.
País: USA. Año: 2013. Duración: 114 min. Género: Comedia dramática, aventuras.
Interpretación: Ben Stiller (Walter Mitty), Kristen Wiig (Cheryl), Shirley MacLaine (Edna), Adam Scott (Ted Hendricks), Sean Penn (Sean O’Connell), Patton Oswalt (Todd Mahar), Kathryn Hahn (Odessa).
Guion: Steve Conrad; basado en el relato corto de James Thurber.
Producción: Stuart Cornfeld, Samuel Goldwyn Jr., John Goldwyn y Ben Stiller.
Música: Theodore Shapiro.
Fotografía: Stuart Dryburgh.
Montaje: Greg Hayden.
Diseño de producción: Jeff Mann.
Vestuario: Sara Edwards.

martes, 24 de diciembre de 2013

HUMPHREY BOGART

Humphrey De Forest Bogart nació en Nueva York el 25 de diciembre de 1899 y falleció en Los Ángeles el 14 de enero de 1957. Mítico actor de cine y teatro, caracterizado por su estilo cínico, es según la lista del American Film Institute una de las estrellas masculinas más importante de los primeros cien años del cine norteamericano. Su padre, DeForest Bogart, era un importante cirujano y su madre, Maud, una conocida ilustradora de revistas. Cuando estaba luchando en la Primera Guerra Mundial, Bogart sufrió un accidente en una embarcación que dejó paralizado su labio superior, convirtiendo esta tara física en una significativa manera de hablar. Después de concluir la guerra,  regresó a la Gran Manzana y comenzó su carrera teatral junto a William S. Brady. Tras pasar por Broadway sin demasiado éxito se trasladó a Hollywood para intentar buscar fortuna en el cine, consiguiendo debutar en un corto musical llamado "Broadway's Like That" (1930), al que seguirían películas como "A Devil with Women" (1930) y "Río arriba" (1930), una comedia carcelaria dirigida por John Ford. 
Participó en películas como "Bullets or Ballots" (1936), film de William Keighley co-protagonizado por Edward G. Robinson, "El bosque petrificado", (1936), un film de Archie Mayo en el que también intervenían Bette Davis y Leslie Howard, "Dead End" (1937), dirigida por William Wyler, "Marked Woman" (1937) de Lloyd Bacon, con Bette Davis, "The Amazing Dr. Clitterhouse" (1938), un curioso y magnífico título dirigido por Anatole Litvak, en el que compartía créditos de nuevo con Edward G. Robinson, "Ángeles con caras sucias" (1938) de Michael Curtiz, con James Cagney y Pat O'Brien como compañeros de reparto o "The Roaring Twenties" (1939), a las órdenes de Raoul Walsh y junto a Cagney. Antes de protagonizar los dos títulos que le elevaron al estrellato, Bogart apareció en "La pasión ciega" (1940), de Raoul Walsh, interpretando al hermano transportista de George Raft. 
Con Walsh protagonizó también "El último refugio" (1941), espléndido título que se convertiría en uno de los trabajos más aclamados de su protagonista, aclamación confirmada por su protagonismo en el debut como director de John Huston, "El halcón maltés" (1941), donde dio vida al detective Sam Spade. A partir de este período, el actor neoyorquino se convirtió en uno de los grandes iconos del cine. Al año siguiente, "Casablanca" (1942) de Michael Curtiz haría de él un ídolo y un mito para todas las generaciones cinéfilas. Allí compartió reparto con Ingrid Bergman y Claude Rains. Con Rains y Michael Curtiz volvió a coincidir en "Pasaje a Marsella" (1944), cinta antinazi en la que  interpretó a un periodista francés. La cantidad de magistrales títulos que protagonizó en la década de los 40 es abrumadora: "Sahara" (1943) de Zoltan Korda, "Tener y no tener" (1944), título clave de Howard Hawks que le sirvió para conocer al amor de su vida, Lauren Bacall, "El sueño eterno" (1946), también dirigido por Hawks, "La senda tenebrosa" (1947), de Delmer Daves, en la que cambiaba de rostro tras una operación de cirugía estética, "Callejón sin salida" (1947) de John Cromwell, "Cayo Largo" (1948) de John Huston, "El tesoro de Sierra Madre" (1948) de nuevo con Huston o "Llamad a cualquier puerta" (1949), película co-protagonizada por John Derek y dirigida por Nicholas Ray.
Si los años cuarenta fueron buenos para su carrera cinematográfica, los cincuenta continuaron por la misma senda. "En un lugar solitario" (1950) de Nicholas Ray, "La reina de Africa" (1951) dirigida por su amigo John Huston, "El cuarto poder" (1952), una historia sobre periodismo firmada por Richard Brooks, "La condesa descalza" (1954) de John L. Mankiewicz, "La burla del diablo" (1954) de John Huston, "El motín del Caine" (1954), título dirigido por Edward Dmytryk, "Sabrina" (1954) de Billy Wilder, "Horas desesperadas" (1955) de William Wyler y su último film, la obra maestra de Mark Robson ambientada en el mundo del boxeo, "Más dura será la caída" (1956), suponen los últimos títulos de una filmografía extraordinaria. 
En esta etapa protagonizó junto a Peter Ustinov la comedia dirigida por Michael Curtiz "No somos ángeles" (1955), en la que interpretó a un preso escapado de la Isla del Diablo. Por su actuación en "La reina de África" (1951), Humphrey Bogart conseguiría el Oscar el mejor actor, teniendo como compañeros de nominación a Montgomery Clift por "Un lugar en el sol", Marlon Brando por "Un tranvía llamado deseo", Fredric March por "Muerte de un viajante" y Arthur Kennedy por "Nuevo amanecer". Su última nominación sería por "El motín del Caine", consiguiendo el premio Marlon Brando por "La ley del silencio".


Escena de la película "Casablanca"




Escena de la película "La Reina de África"

viernes, 20 de diciembre de 2013

LLUVIA DE ALBÓNDIGAS 2 (Cloudy with a Chance of Meatballs 2)

Parece que fue ayer, pero ya han pasado veintidós años desde que, por primera vez en la historia del Séptimo Arte, un largometraje de dibujos animados fue nominado al Oscar a la mejor película. En 2014 se cumplirá en vigésimo aniversario del enorme éxito de taquilla de “El rey león” y en 2015 lo hará “Toy Story”. Fue una época maravillosa en la que se fusionaron los géneros del musical y de la animación. La productora Walt Disney disfrutó de su etapa más gloriosa en la gran pantalla, alcanzando altísimas cotas de triunfo gracias a sus bandas sonoras. Más tarde se creó Pixar, que trasladó una modalidad cinematográfica reservada en principio a los niños a los índices más altos de calidad, conmoviendo a millones de espectadores de todas las edades. El fenómeno se expandió a otras compañías centradas en la imagen real y así pudimos disfrutar de la comicidad de “La edad de hielo” y otras cintas emblemáticas que relataban historias entrañables. 
Sin embargo, considero que dicha etapa en la que las grandes productoras se centraron en este subgénero y apostaron por él ya ha pasado. Si en la década de los setenta no había presencia de dibujos animados en las carteleras y en los ochenta fue mínima, en los noventa se produjo el despegue y, desde entonces, no es inusual que, coincidiendo con las vacaciones escolares, las salas exhiban coloridos carteles publicitando las cintas destinadas al público infantil, donde los actores de carne y hueso son sustituidos por otros seres nacidos de la creatividad de dibujantes e informáticos. No obstante, en este negocio la cantidad está reñida con la calidad, de tal manera que la avalancha de proyectos nos ha obligado a volver la vista atrás para recordar tiempos mejores. 
Hay que situar “Lluvia de albóndigas 2” en este contexto, junto a recientes producciones como “Lorax: En busca de la trúfula perdida” o Megamind”, cuya gran precisión técnica e ingente presupuesto no bastan para esconder cierta mediocridad, a años luz de aquellos films anteriores que encandilaron a crítica y público. Y esa evidente disminución cualitativa ha contagiado a otras sagas que, en sus inicios, se situaron en la cresta de la ola, pero que han terminado por acusar el declive (sin ir más lejos, las últimas entregas de “Madagascar” o “Kung Fu Panda). 
“Lluvia de albóndigas 2” arranca exactamente donde terminaba su antecesora. El genial inventor protagonista es invitado por el científico al que idolatró desde la infancia para trabajar junto a él. Pero este gran sueño se desvanece al descubrir que su máquina –la que convierte el agua en alimentos- se destina ahora a una creación de híbridos de animales que amenaza el mundo. Tramas absurdas, personajes sin interés, diálogos vulgares y una recreación visual que, tal vez, encandile a los más pequeños durante algunos minutos. Personalmente, no sólo me aburrí sino que pasé un considerable tramo de la proyección recordando el pasado con nostalgia y constatando cómo, por enésima vez, un sector de la industria cinematográfica dedicada a la animación es capaz de acabar con el arte que reside en ésta. 
El próximo año está previsto el estreno de “Río 2”, “Las aventuras de Tadeo Jones 2”, “Cómo entrenar a tu dragón 2”, “Aviones 2” y “Tarzán 3D”. Ojalá me equivoque pero el panorama no tiene visos de experimentar ninguna mejoría. Quizá tengan razón quienes afirman que es necesaria una gran crisis para asistir después a un gran resurgimiento. Y que la Historia es una sucesión de ciclos. En tal caso, habrá que esperar.

Trailer en castellano

Trailer en versión original

Datos del film
Película: Lluvia de albóndigas 2.
Título original: Cloudy with a chance of meatballs 2.
Dirección: Cody Cameron y Kris Pearn.
País: USA. Año: 2013. Género: Animación, comedia.
Guion: John Francis Daley y Jonathan M. Goldstein; basado en los personajes creados por Judi Barrett y Ron Barrett.
Producción ejecutiva: Christopher Miller y Phil Lord.
Diseño de producción: Justin Thompson.

martes, 17 de diciembre de 2013

EL HOBBIT: LA DESOLACIÓN DE SMAUG (The Hobbit: The Desolation of Smaug)


Cuando estudiaba en el instituto me regalaron “El señor de los anillos” y en un principio me afané en su lectura con ilusión, alentado por el mito que rodeaba a la novela. Pero, sin entrar a discutir su innegable nivel literario y su encomiable labor creativa, terminé por perderme en sus interminables páginas, en su variedad de criaturas y en una trama que, pese a su pretensión de trascendencia, ni me cautivó ni me interesó. Cuando varios lustros después de mi primer y fracasado intento de adentrarme en este universo de Hobbits, Elfos, Enanos y Maiars, Peter Jackson decidió llevarla a la gran pantalla, también acudí a la sala de proyección con la mejor de las predisposiciones. Como buen amante del cine, vi la trilogía al completo pero me dejó similar sensación que los libros en los que se basa. Más de quinientos cincuenta minutos en los que reconozco grandes méritos artísticos y técnicos pero cuya historia, personajes y estilo narrativo se me atragantan irremediablemente. 
No voy a discutir ninguno de los diecisiete Oscar, ni de los diez BAFTA, ni de los cuatro Globos de Oro que recayeron en la saga en su conjunto. Es más, reitero y amplifico mis alabanzas por lo respecta a diseño de producción, decorados, fotografía, vestuario, sonido y efectos especiales. Me descubro ante el realizador neozelandés por su precisión a la hora de recrear un mundo tan complejo y por su exceso de celo en la puesta en escena pero soy incapaz de ir más allá. La triste realidad es que no termina ni de emocionarme ni de entretenerme. No conecto con los personajes y me quedo únicamente en el aplauso visual y técnico, sin descartar que esta actitud sea un defecto mío. 
No obstante, puedo comprender que otros espectadores sí lleguen a conmoverse con el relato, incluso hasta a interactuar con él y con sus protagonistas. Para ellos, al exquisito mimo de la producción se añade una implicación emocional de la que yo carezco y, por lo tanto, consideran que están delante de un proyecto sobresaliente y de visión obligada. Cuando me enteré de que Jackson también sería el responsable de “El Hobbit” (narración anterior a “El señor de los anillos” y de la que ésta hereda una buena parte de sus personajes y ambientes) pensé que yo estaría abocado a repetir experiencia y no me he equivocado. Una vez más, el cineasta ha rodado la adaptación literaria en tres partes, de las cuales ha estrenado dos y tiene prevista la llegada de la tercera a las pantallas el próximo año. Casi tres horas de duración por cada entrega y, de nuevo, un espectáculo visual, técnico y artístico sobresaliente para una fábula que me es demasiado extraña, para un argumento sobre la base de conjuros mágicos y de diversas especies de seres vivos que, francamente, me sobrepasa. 
Aun así, invito a quienes se sientan sugestionados por este tipo de historias a que vayan a verla porque no encontrarán una producción cinematográfica más acertada que esta apuesta de Peter Jackson.

Trailer en castellano

Trailer en versión original

Datos del film:
Película: El hobbit: La desolación de Smaug.
Título original: The hobbit: The desolation of Smaug.
Dirección: Peter Jackson.
Países: USA y Nueva Zelanda. Año: 2013. Duración: 161 min. Género: Aventuras, fantástico.
Interpretación: Martin Freeman (Bilbo Bolsón), Ian McKellen (Gandalf el Gris), Richard Armitage (Thorin, Escudo de Roble), Cate Blanchett (Galadriel), Andy Serkis (Gollum), Luke Evans (Bardo), Lee Pace (Thranduil), Orlando Bloom (Legolas), Evangeline Lilly (Tauriel), Stephen Fry (gobernador de Ciudad del Lago), Mikael Persbrandt (Beorn).
Guion: Peter Jackson, Guillermo del Toro, Philippa Boyens y Fran Walsh; basado en el libro de J.R.R. Tolkien.
Producción: Peter Jackson, Carolynne Cunningham, Zane Weiner y Fran Walsh.
Música: Howard Shore.
Fotografía: Andrew Lesnie.
Montaje: Jabez Olssen.
Diseño de producción: Dan Hennah.
Vestuario: Bob Buck, Ann Maskrey y Richard Taylor.

viernes, 13 de diciembre de 2013

12 AÑOS DE ESCLAVITUD (12 Years a Slave)

Cuando terminé de ver “12 años de esclavitud” me quedó la ambigua, casi contradictoria, sensación de haber presenciado una muy buena película que no querría ver otra vez. Resulta muy arriesgado juntar por un lado a un notable cineasta que pretende reflejar la crueldad humana sin edulcorantes y con el mayor realismo posible y por otro a unos espectadores cuyo nivel de saturación ante las injusticias es limitado. No quiero insinuar en modo alguno que Steve McQueen se recree en la violencia ni se regodee en la vileza del racismo. Por desgracia, las imágenes de la gran pantalla son una plasmación fiel y rigurosa de la sinrazón esclavista que asoló parte de Norteamérica como si de una plaga se tratara. Puede que ni siquiera reflejen en toda su intensidad la maldad y la barbarie que tuvieron que soportar millones de personas a causa del color de su piel. Pero, en cualquier caso, semejante exceso de penurias y de atrocidades deja una sensación tan amarga que la posibilidad de un segundo visionado se aventura difícil. Aun así, considero que es una cinta de visión obligada con el fin de no repetir los errores del pasado, no olvidarlo y no mirar hacia otro lado ante situaciones actuales que se asemejan peligrosamente a otras que, en teoría, quedaron abolidas hace décadas. 
Su realizador, que comparte nombre con el popular actor de cine de los años setenta, tan solo ha dirigido tres largometrajes pero ha dado en la diana con todos ellos, acumulando premios y reconocimientos. Debutó en 2008 con “Hunger”, obteniendo galardones en los BAFTA británicos, en el Festival de Cannes y en los Premios de la Academia del Cine Europeo, entre otros. Se consagró en 2011 gracias a “Shame”, film que le proporcionó otro aluvión de distinciones, sobre todo para su protagonista Michael Fassbender. Y ahora, en vísperas de las candidaturas a los principales premios de la industria cinematográfica, “12 años de esclavitud” es el título que reúne mayor número de nominaciones a los "Independent Spirit Awards". 
No es un profesional que se limite a dar al espectador lo que éste quiere ver, sino un hombre fiel a sí mismo que ofrece al espectador lo que él desea filmar, diferencia esencial a la hora de hablar de un artista con mayúsculas. Ahora bien, su cine no es para todos los públicos ni para todos los estómagos, ya que se interna en temas escabrosos, desagradables y molestos. Otorga el protagonismo a personajes complejos y oscuros y rueda a través de largas secuencia escenas que impactan, no por sus efectos especiales, su ambientación o sus decorados, sino por trasladar los perfiles más primitivos e insufribles del ser humano. Entenderán esta valoración quienes contemplen la eterna secuencia del intento de ahorcamiento del esclavo que, aunque finalmente no culmina, le mantiene colgado de la soga en posición de puntillas, impidiendo así el fatal desenlace. El realizador utiliza este recurso porque está empeñado en que seamos conscientes de la barbarie. Me recordó a “La naranja mecánica” de Stanley Kubrick, donde se obligaba a las personas a presenciar la crueldad como el mejor antídoto para erradicarla. 
Dentro del reparto destaca el casi desconocido actor Chiwetel Ejiofor (con pequeñas apariciones en “American Gangster” y “Plan oculto”), a quien comenzaremos a ver con asiduidad sobre las alfombras rojas a medida que se acerquen las ceremonias de entrega de premios. Le acompaña el anteriormente citado Michael Fassbender, un intérprete todo terreno que va sumando a su filmografía interesantes papeles a un ritmo envidiable. Participan asimismo, aunque de modo secundario, el inquietante Paul Dano, el siempre eficaz Paul Giamatti y hasta el mismísimo Brad Pitt, con una breve pero importantísima aparición y que, además, ejerce aquí su faceta de productor.

Trailer en castellano

Trailer en versión original

Datos del film
Película: 12 años de esclavitud.
Título original: Twelve years a slave.
Dirección: Steve McQueen.
País: USA. Año: 2013. Duración: 133 min. Género: Biopic, drama.
Interpretación: Chiwetel Ejiofor (Solomon Northup), Michael Fassbender (Edwin Epps), Brad Pitt (Bass), Paul Dano, Alfre Woodard, Paul Giamatti, Benedict Cumberbatch (Ford), Sarah Paulson (Srta. Epps).
Guion: John Ridley; basado en la autobiografía de Solomon Northup.
Producción: Brad Pitt, Dede Gardner, Anthony Katagas, Jeremy Kleiner, Bill Pohlad, Arnon Milchan y Steve McQueen.
Música: Hans Zimmer.
Fotografía: Sean Bobbit.
Montaje: Joe Walker.
Diseño de producción: Adam Stockhausen.
Vestuario: Patricia Norris.

jueves, 12 de diciembre de 2013

NOMINACIONES A LOS "GLOBOS DE ORO" 2014 (2014 Golden Globes Nominations)

Las películas '12 años de esclavitud' y 'La gran estafa americana' acaparan el mayor número de nominaciones, siete cada una de ellas, a los prestigiosos "Globos de Oro". La cinta de David O. Russell vuelve a colocar a sus actores en todas las categorías, mientras que 'Nebraska', 'Mandela, del mito al hombre' y 'Rush' ganan peso gracias a algunas candidaturas inesperadas.

La ceremonia de entrega de estos galardones, considerados la antesala de los Oscar, tendrá lugar el próximo 12 de enero en el Beverly Hilton Hotel de Beverly Hills y dará lugar a la primera gran alfombra roja del año.

Aziz Ansari, Olivia Wilde y Zoe Saldana han sido los encargados de leer la lista de nominados:

CINE

MEJOR PELÍCULA- drama
12 años de esclavitud
Capitán Phillips
Gravity
Philomena
Rush

MEJOR PELÍCULA - comedia o musical
La gran estafa americana
Her
A propósito de Llewyn Davis
Nebraska
El lobo de Wall Street

MEJOR DIRECTOR
Alfonso Cuarón por 'Gravity'
Paul Greengrass por 'Capitán Phillips'
Steve McQueen por '12 años de esclavitud'
Alexander Payne por 'Nebraska'
David O. Russell por 'La gran estafa americana'

MEJOR ACTOR - drama
Chiwetel Ejiofor por '12 años de esclavitud'
Idris Elba por 'Mandela, del mito al hombre'
Tom Hanks por 'Capitán Phillips'
Matthew McConaughey por 'Dallas Buyers Club'
Robert Redford por 'Cuando todo está perdido'

MEJOR ACTOR - comedia o musical
Christian Bale por 'La gran estafa americana'
Bruce Dern por 'Nebraska'
Leonardo DiCaprio por 'El lobo de Wall Street'
Oscar Isaac por 'A propósito de Llewyn Davis'
Joaquin Phoenix por 'Her'

MEJOR ACTRIZ - drama
Cate Blanchett por 'Blue Jasmine'
Sandra Bullock por 'Gravity'
Judi Dench por 'Philomena'
Emma Thompson por 'Al encuentro de Mr. Banks'
Kate Winslet por 'Una vida en tres días'

MEJOR ACTRIZ - comedia o musical
Amy Adams por 'La gran estafa americana'
Julie Delpy por 'Antes del anochecer'
Greta Gerwig por 'Frances Ha'
Julia Louis-Dreyfus por 'Sobran las palabras'
Meryl Streep por 'Agosto'

MEJOR ACTOR DE REPARTO
Barkhad Abdi por 'Capitán Phillips'
Daniel Brühl por 'Rush'
Bradley Cooper por 'La gran estafa americana'
Michael Fassbender por '12 años de esclavitud'
Jared Leto por 'Dallas Buyers Club'

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO
Sally Hawkins por 'Blue Jasmine'
Jennifer Lawrence por 'La gran estafa americana'
Lupita Nyong'o por '12 años de esclavitud'
Julia Roberts por 'Agosto'
June Squibb por 'Nebraska'

MEJOR PELÍCULA ANIMADA
'Los Croods'
'Gru 2. Mi villano favorito'
'Frozen: El reino del hielo'

MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA
'La vida de Adèle'
'La gran belleza'
'La caza'
'The Past'
'Se levanta el viento'

MEJOR GUION
'Her'
'Nebraska'
'Philomena'
'12 años de esclavitud'
'La gran estafa americana'

MEJOR BANDA SONORA
'Cuando todo está perdido'
'Mandela, del mito al hombre'
'Gravity'
'La ladrona de libros'
'12 años de esclavitud'

MEJOR CANCIÓN
"Atlas" de 'Los Juegos del Hambre: En llamas'
"Let it Go" de 'Frozen: El reino del hielo'
"Ordinary Love" de 'Mandela, del mito al hombre'
"Please, Mr. Kennedy" de 'A propósito de Llewyn Davis'
"Sweeter than Fiction" de 'One Chance'

PREMIO CECIL B. DeMILLE
Woody Allen


TELEVISIÓN

MEJOR DRAMA
Breaking Bad
The Good Wife
House of Cards
Masters of Sex
Downton Abbey

MEJOR ACTOR-drama
Bryan Cranston ('Breaking Bad')
Liev Schreiber ('Ray Donovan')
Michael Sheen ('Masters of Sex')
Kevin Spacey ('House of Cards')
James Spader ('The Blacklist')

MEJOR ACTRIZ-drama
Julianna Margulies ('The Good Wife')
Tatiana Maslany ('Orphan Black')
Kerry Washignton ('Scandal')
Robin Wright ('House of Cards')
Taylor Schilling ('Orange is the New Black')

MEJOR COMEDIA  
The Big Bang Theory
Brooklyn Nine-Nine
Parks and Recreation
Girls
Modern Family

MEJOR ACTOR- comedia
 Jason Bateman ('Arrested Development')
Don Cheadle ('House of Lies')
Michael J. Fox ('The Michael J. Fox Show')
Andy Samberg ('Brooklin Nine-Nine)
Jim Parsons ('The Big Bang Theory')

MEJOR ACTRIZ -comedia
Zooey Deschanel ('New Girl')
Lena Dunham ('Girls')
Edie Falco ('Nurse Jackie')
Amy Phoehler ('Parks and Recreation')
Julia Louis-Dreyfus ('Veep')

MEJOR ACTOR SECUNDARIO
John Voight ('Ray Donovan')
Josh Charles ('The Good Wife')
Rob Lowe ('Behind the Candelabra')
Aaron Paul ('Breaking Bad')
Corey Stalls ('House of Cards')

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA
Monica Potter ('Parenthood')
Sofía Vergara ('Modern Family')
Hayden Panettiere ('Nashville')
Jacqueline Bisset ('Dancing on the Edge')
Janet McTeer ('The White Queen')

MEJOR MINISERIE O TV MOVIE
Top of The Lake
American Horror Story: Coven
Behind the Candelabra
Dancing on the Edge
White Queen

MEJOR ACTOR DE MINISERIE O TV MOVIE
Matt Damon ('Behind the Candelabra')
Michael Douglas ('Behind the Candelabra')
Idris Elba ('Luther')
Al Pacino ('Phil Spector')
Chiwetel Ejiofor ('Dancing on the Edge')

MEJOR ACTRIZ DE MINISERIE O TV MOVIE
Helena Bonham Carter ('Burton and Taylor')
Rebecca Ferguson ('The White Queen')
 Jessica Lange ('American Horror Story: Coven')
Helen Mirren ('Phil Spector')
Elisabeth Moss ('Top of the Lake')

martes, 10 de diciembre de 2013

GANADORES DE LOS PREMIOS DE LA ACADEMIA DE CINE EUROPEO (The 26th European Film Awards)

En una edición que coronó a la cinta italiana “La gran belleza” como gran triunfadora de la temporada (mejor película, mejor dirección para Paolo Sorrentino, mejor actor para Toni Servillo y mejor montaje para Cristiano Travaglioli), la Academia de Cine Europeo acaba de entregar en Berlín su Premio de Honor a Pedro Almodóvar por su "contribución al cine mundial", después de que un coro integrado por algunos de sus actores fetiche, entre ellos Rossy de Palma y Javier Cámara, interpretase la canción "I'm so excited" (título elegido en inglés para la exhibición internacional de "Los amantes pasajeros").
No fue el único español premiado en la gala celebrada en la Haus der Berliner Festspiele de la capital alemana (y de cuyo palmarés, por cierto, la cinta francesa "La vida de Adèle" de Abdellatif Kechiche resultó la gran ausente). El figurinista Paco Delgado recibió el Premio del Cine Europeo al mejor vestuario por su trabajo en "Blancanieves" de Pablo Berger, por el que ya recibió el Goya en España.
Aparte de la veterana actriz francesa Catherine Denueve que, como Almodóvar, alzó otro galardón honorífico en reconocimiento a su trayectoria, la Academia del Cine Europeo distinguió también a Ennio Morricone (mejor música por "La mejor oferta" de Giuseppe Tornatore),  François Ozon (mejor guión por "En la casa", adaptación de la obra teatral  "El chico de la última fila"de nuestro compatriota Juan Mayorga, la belga Veerle Baetens (mejor actriz por su papel en "Alabama Monroe", Joshua Oppenheimer (mejor película documental por "The Act of Killing"), y Ari Folman (mejor título de animación por The Congress).
La lista completa de galardonados es la siguiente:

MEJOR PELÍCULA EUROPEA
LA GRANDE BELLEZZA (The Great Beauty)
Dirigida por Paolo Sorrentino

MEJOR COMEDIA EUROPEA
DEN SKALDEDE FRISØR (Love Is All You Need)
Dirigida por Susanne Bier

MEJOR DIRECTOR EUROPEO
Paolo Sorrentino por LA GRANDE BELLEZZA (The Great Beauty)

MEJOR ACTRIZ EUROPEA
Veerle Baetens por THE BROKEN CIRCLE BREAKDOWN

MEJOR ACTOR EUROPEO
Toni Servillo por LA GRANDE BELLEZZA (The Great Beauty)

MEJOR GUIÓN DE UNA PELÍCULA EUROPEA
François Ozon por DANS LA MAISON (In the House)

MEJOR FILM EUROPEO DE ANIMACIÓN
THE CONGRESS
Israel/Germany/Poland/Luxembourg/France/Belgium, 120 min

MEJOR DOCUMENTAL EUROPEO
THE ACT OF KILLING
Denmark/Norway/UK, 159 min

MEJOR CORTOMETRAJE EUROPEO
DOOD VAN EEN SCHADUW (Death of a Shadow)
Dirigida por Tom Van Avermaet

MEJOR DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA  
Asaf Sudry por LEMALE ET HA’HALAL FILL THE VOID

MEJOR MONTAJE
Cristiano Travaglioli por LA GRANDE BELLEZZA (The Great Beauty)

MEJOR DIRECCIÓN ARTÍSTICA
Sarah Greenwood por ANNA KARENINA

MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO
Paco Delgado por BLANCANIEVES

MEJOR BANDA SONORA
Ennio Morricone por THE BEST OFFER

MEJOR SONIDO
Matz Müller & Erik Mischijew por PARADIES: GLAUBE (Paradise: Faith)

PREMIOS ESPECIALES

EUROPEAN FILM ACADEMY LIFETIME ACHIEVEMENT AWARD
Catherine Deneuve

EUROPEAN ACHIEVEMENT IN WORLD CINEMA
Pedro Almodóvar 


Trailer de la película ganadora

viernes, 6 de diciembre de 2013

CARRIE (2013)

¿Había alguna necesidad de rodar un remake de la película “Carrie”? Obviamente no. Pero a la crisis de creatividad de los guionistas se suma la carencia de valentía de los productores que, antes de apostar por proyectos novedosos, optan por echar la vista atrás y, bajo el falaz argumento de “actualizar los clásicos”, se limitan a copiar o a retocar otras creaciones. Si bien es cierto que año tras año llegan a las carteleras este tipo de largometrajes, desde hace algún tiempo su progresión ha aumentado a un ritmo preocupante y en 2014 no irá a mejor. Ya se han anunciado nuevas versiones de “La historia interminable”, “El cuervo”, “Los inmortales”, “El chip prodigioso” y “Dirty Dancing”. Del mismo modo que sufrimos innecesariamente con unos nuevos “Conan” y “Desafío total”, la próxima temporada nos depara una plaga de revisiones de títulos de antaño. Porque así se debe calificar este fenómeno, como una grave enfermedad que está matando al Séptimo Arte en beneficio de una televisión que le gana la partida. Los guiones de series como “The Newsroom”, “Homeland” o “The Americans” son claramente mejores que los de la mayor parte de las producciones destinadas a la gran pantalla. Si a esta circunstancia se añade el ingente aumento de secuelas y precuelas, habrá que concluir que las ideas creativas y originales son una especie en peligro de extinción. 
Los virtuales espectadores de esta nueva versión de “Carrie” son básicamente de dos tipos. Los que ya han visto la cinta original de Brian de Palma de los años setenta y los que no. Los primeros no encontrarán en esta propuesta de 2013 ningún argumento que les haga preferirla a la anterior adaptación de la célebre novela de Stephen King. De Palma inauguraba con ella un estilo dentro del cine de terror, que perfeccionaría a posteriori en otros films como “La furia”, “Vestida para matar” o “Impacto”. Allí, unas jovencísimas Sissy Spacek y Amy Irving se unían a un debutante John Travolta en una obra que, aunque personalmente no me cautivó, logró un notable éxito y marcó sin duda un antes y un después dentro de este género cinematográfico. En cuanto a los segundos, tal vez valoren en esta moderna versión una estética cuidada y una puesta en escena correcta, pero en ningún caso les servirán para presenciar una buena película de terror. 
Y es que este relato, como la mayor parte de los que pueblan el universo del novelista Stephen King, vincula su acierto a la retrospectiva de una época ya acabada, de tal manera que, lo que hace tiempo aterrorizaba a los adultos, a día de hoy no asusta ni siquiera a los niños. Yo mantengo la teoría de que quienes siguen disfrutando con estas películas setenteras y padeciendo con esta clase de suspense anticuado, son víctimas de la nostalgia y del recuerdo y no reaccionan con autenticidad ante la recreación cinematográfica del horror y el miedo. Dicho de otra manera, la “Carrie” rodada en 1976 seguirá ocupando un hueco (pequeño, en mi opinión, pero hueco al fin y al cabo) en la Historia del Séptimo Arte. Sin embargo, su “remake” de 2013 resultará efímero y su repercusión se extinguirá en cuanto abandone las salas de proyección. Tal es su fragilidad. 
Además, considero que la realizadora Kimberly Peirce traiciona en parte su estilo personal, marcado hasta la fecha por el tono reivindicativo y rebelde de “Boys don´t cry”, cuya protagonista Hilary Swank obtuvo su primer Oscar. Encabezan el reparto la veterana Julianne Moore y la joven Chloë Grace Moretz, dando vida respectivamente a los personajes que hace treinta y siete años interpretaron Piper Laurie y Sissy Spacek. Las dos son actrices versátiles atrapadas en un proyecto fallido. Moore no ha rodado nada relevante desde “Las horas” o “Lejos del cielo” y Moretz ha dejado por el camino su frescura de “500 días juntos” y su desparpajo de “Kick-Ass”. Confío en que ambas recuperen pronto el rumbo.

Trailer en castellano

Trailer en versión original

Datos del film
Película: Carrie (2013).
Dirección: Kimberly Peirce.
País: USA. Año: 2013. Duración: 100 min. Género: Terror.
Interpretación: Chloë Grace Moretz (Carrie White), Julianne Moore (Margaret White), Gabriella Wilde (Sue), Portia Doubleday (Chris Hargensen), Judy Greer (Srta. Dejardin), Alex Russell (Billy Nolan), Gabriella Wilde (Sue Snell), Ansel Elgort (Tommy).
Guion: Lawrence D. Cohen y Roberto Aguirre-Sacasa; basado en la novela de Stephen King.
Producción: Kevin Misher.
Música: Marco Beltrami.
Fotografía: Steve Yedlin.
Montaje: Lee Percy y Nancy Richardson.
Dirección artística: Carol Spier.
Vestuario: Luis Sequeira.

martes, 3 de diciembre de 2013

PLAN DE ESCAPE (Escape Plan)


Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger debieron pasárselo muy bien juntos rodando la segunda parte de “Mercenarios” porque, en apenas un año, han compartido dos proyectos, una circunstancia impensable en aquellos tiempos en los que estos dos musculosos actores rivalizaban en las carteleras con sus cintas de acción, el primero con las sagas de “Rocky” y “Rambo” y el segundo con las de “Conan” y “Terminator”, amén de otros muchos títulos cuyos principales reclamos eran lucir el resultado de horas y horas de gimnasio y recrear combates y peleas imposibles. Desde entonces han transcurrido décadas, aunque ambos intérpretes se nieguen a aceptarlo y continúen, a sus 66 y 67 primaveras respectivamente, empeñados en hacer de tipos duros protagonizando escenas de acción. 

De modo que, quienes acudan a ver “Plan de escape”, se dividirán en dos grupos. Por un lado, los que reconozcan el desfase manifiesto entre la edad de los protagonistas y el tipo de personajes que insisten en interpretar. Por otro, los que, en pleno ataque de nostalgia, asuman semejante desajuste e, impulsados por los recuerdos ochenteros, estén dispuestos a olvidar los lógicos estragos físicos asociados al paso del tiempo y se limiten a disfrutar del espectáculo, resulte o no creíble. En cualquiera de los casos, es evidente que quienes pasen por taquilla son aficionados a este concreto género cinematográfico, eminentemente de músculos y de contacto, en el que la testosterona reescribe el guión y el éxtasis visual se logra a través de las secuencias de lucha. Personalmente pertenezco al primer segmento. Por ello, pasé buena parte del metraje preguntándome si ningún participante del guion o de la producción se percató de la falta de credibilidad que preside todo el largometraje. 

Cuenta la historia de un experto en seguridad de prisiones (Stallone) que se enfrenta a su mayor reto: escapar de la prisión que él mismo ha diseñado. Pero las cosas se complican cuando presencia algo que no debería haber visto y que le hace pasar de ser un infiltrado con una misión a estar realmente atrapado, como cualquier otro preso. Para los amantes del cine de acción que se rodaba hace décadas, el film resultará entretenido a ratos. Más allá, no merece especial relevancia ni dentro del citado género ni tampoco en el del subgénero carcelario. 
La dirección corre a cargo del realizador sueco Mikael Håfström, responsable de las películas “Sin control”, cuyo reparto encabezaban Clive Owen y Jennifer Aniston, “1408”, con John Cusack y Samuel L. Jackson y la más reciente “El rito”, con Anthony Hopkins. Prosigue en su misma línea de corrección formal pero de ausencia de brillantez.

Trailer en castellano

Trailer en versión original

Datos del film
Película: Plan de escape.
Título original: Escape plan.
Dirección: Mikael Håfström.
País: USA. Año: 2013. Género: Acción, thriller.
Interpretación: Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Jim Caviezel, Vinnie Jones, Curtis “50 Cent” Jackson, Amy Ryan, Vincent D’Onofrio, Sam Neill.
Guion: Miles Chapman y Jason Keller.
Producción: Robbie Brenner, Mark Canton, Randall Emmett, George Furla y Kevin King Templeton.
Música: Alex Heffes.
Fotografía: Brendan Galvin.
Montaje: Elliot Greenberg.
Diseño de producción: Barry Chusid.
 Vestuario: Lizz Wolf.